Nadie se salva de las críticas en América

El América de 2022 luce como una bomba de tiempo.

La presidencia del equipo enfrenta cotidianamente el #FueraBaños con el que la afición exige el cese. El DT Santiago Solari exhibió que hasta los caballeros pierden los estribos. El refuerzo Diego Valdés tiene un enorme desafío al portar el 10 en el dorsal y Jonathan dos Santos para limpiar el apellido en Coapa.

La habitual presión del club azulcrema aumenta en todos los niveles.

El presidente americanista Santiago Baños es cuestionado por los aficionados por su elección de refuerzos desde su arribo rumbo al Apertura 2017, así como porque muchos de ellos juegan ya muy avanzada la competencia, como parece que ocurrirá otra vez con el central y el extremo derecho que buscan.

Además, al dirigente lo vapulean por solo entregar un título de Liga en 8 torneos.

Mientras que Solari gastó buena parte de sus créditos en su primer año, en el que ganó todos los puntos y perdió todas las competencias. Apenas en su debut en este Clausura 2022, tuvo un inusual exabrupto que evidenció la presión que enfrenta y por lo cual dirigirá desde las gradas en el juego ante el campeón Atlas.

El exigente fan azulcrema no se caracteriza por la paciencia.

El chileno Diego Valdés ni siquiera ha jugado y ya es cuestionado sobre si estará a la altura como 10 del equipo, caso similar al de Jonathan toda vez que otro Dos Santos, Giovani, entregó malas cuentas en el Nido.

Guillermo Ochoa cada vez hace menos apariciones públicas. De cara a su quinto Mundial, el portero ataja las críticas de varios detractores, que a la menor provocación lo comparan con Alfredo Talavera o Carlos Acevedo.

La línea defensiva tampoco se salva. Hay una corriente de aficionados iracundos con Bruno Valdez, mientras que Sebastián Cáceres y Jorge Sánchez son continuamente señalados por errores que cuestan partidos.

La ofensiva anda en las mismas. Roger Martínez fue increpado por su expulsión en el debut del equipo, mientras que Henry Martín es cuestionado por su poco peso en Liguillas y Federico Viñas por la baja de juego desde que lo compraron.

Así, el América encara un año con calendario comprimido por el Mundial, pero en el que el título de Liga es la única vía para evitar que la estructura colapse

Comparte la noticia en:

Eduardo Rìos Martìnez

Read Previous

Tos y dolor de garganta ¿Cómo saber si debo realizarme una prueba Covid? La UNAM te explica

Read Next

Hay muchas mascarillas N95, pero no están diseñadas para tus hijos