Nudo gordiano

Por Yuriria Sierra

Alerta, otra vez

Es agotador, lo sabemos. Lo ha sido durante todos estos meses en que hemos tenido que vivir en la incertidumbre, en la paradoja. Tener ganas de reunirse con quienes amamos, pero también tener razones para no hacerlo. El mundo está otra vez en  alerta, una variante más de ese virus que no hemos terminado de entender, que no se ha dejado domar, porque cuando las vacunas avanzan en una dirección, él ya va rumbo a otra y es sólo el tiempo el que nos permitirá comprender todo en lo que nos hemos equivocado.

Varios países en Europa ordenaron ya restricciones de viaje ante la aparición de Omicron, la nueva variante de covid-19 que se detectó en Sudáfrica, pero que ya está en Bélgica y en Hong Kong, al menos. De este lado del mundo, en Estados Unidos y Canadá ya también han prohibido el ingreso de vuelos provenientes de África.

La Organización Mundial de la Salud la ha catalogado como una variante altamente transmisible y de preocupación, tal como ocurrió con Delta, Lambda y el resto de variaciones que han surgido en estos casi dos años de emergencia sanitaria. Y es que ¿cómo vamos a domar una pandemia como ésta, si seguimos conociendo nueva información de lo ocurrido hace casi 24 meses?

“Un científico que ha estudiado minuciosamente los relatos públicos de los primeros casos de covid-19 en China, sugirió el jueves que una importante investigación de la Organización Mundial de la Salud probablemente se equivocó en la cronología inicial de la pandemia. El nuevo análisis señala que el primer paciente conocido que se enfermó con el coronavirus fue un vendedor en un gran mercado de animales de Wuhan, no un contador que vivía a muchas millas de allí (…) El científico, Michael Worobey, destacado experto en rastrear la evolución de virus en la Universidad de Arizona, encontró discrepancias en la línea de tiempo al revisar lo que se había hecho público en revistas médicas, así como entrevistas en video en un medio de comunicación chino con personas. Cree tener las dos primeras infecciones documentadas (…) Las autoridades de Wuhan dijeron el 11 de enero de 2020 que los casos habían comenzado el 8 de diciembre. En febrero, identificaron al primer paciente como un residente de Wuhan con el apellido Chen, que se enfermó el 8 de diciembre y no tenía ningún vínculo con el mercado…”, reportó The New York Times la semana pasada.

La Organización Mundial de la Salud hizo un llamado a los gobiernos del mundo para que busquen la forma de convencer a la gente no vacunada de que se aplique su dosis contra covid-19.

Aquí en México, después de tanto, ya han iniciado la inmunización en menores de entre 15 y 17 años; los menores de esa edad siguen estando en el desamparo. Si es arriesgado y hasta irresponsable confirmar una cuarta ola de covid-19 en México, es oportuno pedir que veamos esos otros espejos de países que han iniciado confinamientos. Es momento de evaluar qué deseamos para las próximas semanas, estamos, todos, absolutamente agotados, pero desdeñar este cansancio podría implicar que esto se convierta en un gran letargo.

Comparte la noticia en:

fidencio camilo rendon quezada

Read Previous

Estrictamente Personal

Read Next

La notalilia en verso