Pide Olimpia Coral entender y apoyar lucha feminista

Olimpia Coral explicó a diputados y diputadas lo que es la lucha feminista, los hizo levantarse y comprometerse a erradicar la violencia contra las mujeres y darle voz a las que no tienen la oportunidad, como ella, de hablar de su experiencia.

En la conmemoración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, Coral fue la oradora principal en la Cámara de Diputados.

Con un discurso conmovedor por varios instantes, afirmó que el feminismo no mata personas y a ella le salvó la vida luego de que su ex pareja difundió e hizo viral, sin su consentimiento, un video donde tenían relaciones sexuales.

«A mí, el feminismo me salvo la vida», dijo la ahora activista, que logró sacar adelante a nivel nacional y en varias entidades la legislación que reconoce como delito la violencia digital.

«Yo estoy viva gracias a mi mamá, que cuando difundieron ese video sexual sin mi consentimiento no me culpó», recordó.

Relató que su madre no le recriminó nada, cuando le respondió que ella no quería que se diera a conocer dicho video.

«Me dijo mi mamá: ‘entonces, mi amor no es tu culpa, tú no hiciste nada malo’. Qué vergüenza, me dijo mi mami, qué vergüenza sería, ver de ti un video robando, serías una ladrona. Qué vergüenza sería ver de ti cometiendo un acto de corrupción, serías una corrupta. Qué vergüenza me daría de ti ver dañando al planeta, serías una agresora. Pero tus bubis, tu cuerpo, no es ninguna vergüenza».

Citó también que su madre le recordó que todo mundo «coge».

«‘Todas y todos cogemos. Tu hermana coge. Tu papá coge. Tu tío coge. Tus maestros cogen. El Ministerio Público que te juzgó y no te quiso levantar la denuncia, porque en ese momento no había delito, también coge’. Ustedes también cogen, diputadas y diputados.

«La diferencia es que a mí me vieron coger, como ven coger a decenas de mujeres cuando consumen prostitución o cuando pagan en los mercados de explotación sexual por nuestros cuerpos. La diferencia es que nosotros no queríamos que nos vieran. La diferencia es que fue sin nuestro consentimiento», explicó entre aplausos de los legisladores.

Olimpia Coral, que encabeza la colectiva Frente Nacional para la Sororidad, pidió a los legisladores usar el poder de su cargo a favor del feminismo y lo cedan, como un acto de empatía, para quienes nunca podrán usar la tribuna y que han perdido a sus hijos, a sus hijas, a sus hermanas, a sus primas, a sus esposas, a sus madres, a sus amigas.

«No alcanzan las palabras para describir lo que sentimos».

Pidió que no se juzgue a las mujeres que salen a la calle a exigir justicia y que se acabe con el patriarcado, porque, les remarcó a los diputados y diputadas, cada una tiene una historia.

«¿A poco si fuera su hija o su hermana no tendrían ganas de quemarlo todo? Desde hoy solo les pido que vean en ellas a una mujer que decidió luchar», demandó.

Explicó que la llamada «Ley Olimpia» no se hizo sola, porque es fruto de la lucha de las mujeres, de la rebelión como único camino.

«No vengo a que me aplaudan, no vengo a que me escuchen. Quisiera pedirles desde mi corazón y con la única arma que tengo, que es mi voz, que se levanten. Levántense todos. Levántense, diputadas y diputados. Les pido por favor, con todo mi corazón, mi cariño y mi empatía y respeto a ustedes que se levanten. Les pido que se levanten de la curul, y ahí de pie y firmes que cuestionen al sistema patriarcal», dijo, al lograr que todos los presenten dejan la curul y asumieran el compromiso que exigió.

En su discurso, también reprochó el uso político de la lucha feminista, la indiferencia y el oportunismo en las demandas de las mujeres.

Citó, por ejemplo, que al promover la legislación hubo múltiples resistencias y el doble discurso.

«En Michoacán que después de ser minimizadas por increíble que parezca el gobierno del estado nos apoyó y nos respaldó en todo; en Coahuila, en donde conocí el amor desde La Laguna hasta Saltillo; en la Ciudad de México, qué ironía, les molestaba que les dijera la Ley Olimpia, hasta que la jefa de gobierno lo respaldó.

«En Guerrero, no solo solapan violadores en cargos públicos, sino también borran a las mujeres. Mis compañeras en Guerrero se enfrentaron a un diputado de apellido Sandoval, quien plagió la Ley Olimpia y minimizó la lucha que ellas llevaban por años, y poco después una guardiana del patriarcado, como diría Marcela Lagarde, me pidió por teléfono que calmara a mis compañeras, para defender a ese diputado», recordó.

Precisó que la «Ley Olimpia» no solo es un conjunto de reformas, sino una causa para que las niñas y las mujeres estén seguras también en Internet.

Reconoció el apoyo de los legisladores y los partidos políticos, pero también expresó su desconfianza.

«Para mí los partidos políticos son como mi ex, a veces ya no les creo nada.

«Son estructuras patriarcales que se ensañan con las mujeres que han creído en ellos, porque si contáramos las historias de violencia política que tuvieron que vivir, callar, soportar cada una de las mujeres que están aquí sentadas en este palacio como nuestras diputadas, seguro no alcanzaría el periodo de sesiones para contar sus historias», mencionó también entre aplausos de las legisladoras.

Dijo que aún hay mucho por hacer, pero «que nadie nos diga señoras y señores que cuando luchamos las mujeres no sirve de nada».

Exigió a las diputadas no olvidar que desde el espacio que tienen no puede traicionar a las mujeres que las eligieron, porque sería una ofensa que, en sus discursos bonitos para eliminar la violencia contra las mujeres, no hagan nada por ellas y solo las utilizaron para llegar al poder.

«No somos histéricas, somos históricas, porque luchamos también. Luchemos, luchemos hasta que ya no sea necesario hacerlo. Les demostramos con la Ley Olimpia que podemos hacer otras formas de incidencia política, la feminista. Solo les pido a todos ustedes que sean como mi mamá

«El miedo, el miedo cambió de bando, señores. Y un día sus hijas, sus nietas y todas las generaciones de mujeres no vivirán lo que nosotras vivimos, porque la Ley Olimpia, las luchas de mis compañeras, las luchas de todas y el feminismo es para que lo que no fue para nosotras, sea para sus hijas, sea para ellas, sea para las que vienen», expresó Olimpia Coral, al cerrar su intervención.

Comparte la noticia en:

Eduardo Rìos Martìnez

Read Previous

Emplazan a Sánchez Cordero a ir contra ‘decretazo’

Read Next

Marchan mujeres contra la violencia en CDMX