Alonso Ancira… Un Tiburón Empresarial

Todo indica que el gobierno de la 4T no se quedará con los brazos cruzados ante las intenciones del propietario de Altos Hornos de México, Alonso Ancira Elizondo, para burlar una vez más a la justicia e incumplir un acuerdo judicial con la FGR, por el que pagaría 216 millones de dólares para reparar el daño que causó a Pemex por la venta a sobreprecio de la planta Agronitrogenados. De acuerdo con información a la que tuvo acceso esta columna, la Unidad de Inteligencia Financiera de Santiago Nieto ya abrió nuevas líneas de investigación relacionadas con el empresario sumando ahora a familiares, principalmente, contra los también accionistas y miembros del Consejo de Administración de Ahmsa, Jorge y José Eduardo Ancira Elizondo.

Las investigaciones apuntan que Alonso Ancira los habría involucrado para materializar posibles operaciones con recursos de procedencia ilícita, relacionadas con contratos de proveeduría de sus subsidiarias con dependencias de gobierno o vinculadas con algún funcionario público.

No hay que perder de vista que Ancira es un empresario caracterizado por superar las más profundas crisis de negocios, incluso legales, en algunos casos tomando ventaja de sus acreedores y de las propias autoridades para establecer procesos de conciliación.

Para varios es catalogado como un ‘tiburón’ de los negocios, que con la figura de suspensión de pagos puso de rodillas a principios del siglo XXI a los más poderosos bancos a nivel internacional, misma fórmula que pretende ahora aplicar al Poder Judicial y a la Fiscalía General de la República.

En 1999, Ancira recurrió a la desaparecida Ley de Quiebras y Suspensión de Pagos, dejando de cumplir compromisos financieros con acreedores de la talla de Banamex, Bank of America, Bancomer, Inverlat, Chase Manhattan Bank, Société Générale, JPMorgan y West Merchant Bank.

Se calcula que, de un monto crediticio de 200 millones de dólares que tenía con ellos Ahmsa, los bancos terminaron vendiendo esa deuda en apenas 14 millones de dólares, y se sospecha que muy probablemente la adquirieron fondos de inversión cuyo capital provenía del propio Ancira Elizondo, pero con otros nombres.

Palabras clave El calibre del personaje obliga: UIF y FGR, Nieto y Gertz, o colaboran entre ellos o colaboran.

Aunque sea por esta vez. Seguramente no será necesario que su jefe advierta que más les vale.

@Conejocedillo

Comparte la noticia en:

Mauricio Sánchez

Read Previous

Recupera Coahuila 69 mil 859 empleos

Read Next

Con Amparo menor tendrá vacuna Pfizer