Repunta pobreza extrema en Venezuela a 76.6%

La crisis de movilidad en Venezuela ha hecho que la pobreza extrema tenga un repunte y se ubique actualmente en 76.6 por ciento, dijo el miércoles el estudio ENCOVI, el más importantes del país que mide las condiciones de vida de la población.

Venezuela, con 28 millones de habitantes, enfrenta siete años de recesión y cuatro de hiperinflación y el colapso ha provocado que al menos 5 millones de personas abandonen el país.

Ese deterioro económico y social aumentó el número de pobres extremos cuyo nivel en 2020 era 67.7 por ciento, según la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida 2021 (ENCOVI) realizada por el Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB).

Entre los factores que incide en la pobreza está la llamada crisis de movilidad que obedece tanto a la pandemia de Covid-19 como la crónica escasez de combustible, lo que hizo que al menos 20 por ciento de las personas consultadas en el estudio dijera que no pudo poner gasolina.

Esa crisis «afectó más a las ocupaciones y oportunidades de los pobres», agregó la ENCOVI.

El estudio realizó 14 mil cuestionarios directos en 21 de los 23 estados del país entre febrero y abril pasado, dijeron en una conferencia de prensa dos de sus responsables.

La directora del instituto, Anitza Freitez, y el sociólogo Pedro Luis España dijeron que la muestra ENCOVI nació en 2014 para suplir la ausencia de datos oficiales que desde un año antes dejó de publicar indicadores de pobreza e ingresos, entre otros.

La imagen actual de la pobreza en Venezuela «no tiene solamente que ver con el disfrute material, sino tiene que ver fundamentalmente con el hastío y el nada que hacer» o en qué trabajar, agregó España.

«Es la ausencia de oportunidades. Es sentarse frente a la puerta de la casa a no hacer nada y no es porque usted no quiera hacer nada, sino porque no hay donde hacerlo» porque el sector público paga mal y el privado esta muy reducido, agregó.

Los ingresos de los venezolanos han estado golpeados por los años de alta inflación, y algunos reciben bonificaciones del Estado a través del llamado carnet de la Patria, que críticos consideran que es una vía de control social, pero la cantidad de bonos también se ha reducido y en el año cayó un 20 por ciento, según el estudio.

Comparte la noticia en:

Mauricio Sánchez

Read Previous

Jamás me he robado un peso.- Inés Gómez Mont

Read Next

Ascienden a 100 los muertos por motín en Ecuador