Gobernadores de Morena ¿AUTÓNOMOS?

Analistas políticos aseguran que el reto de los 11 Gobernadores de Morena que asumirán funciones este año será revertir el centralismo exacerbado que ha caracterizado a la primera generación de Mandatarios estatales de ese partido.
Los especialistas señalan que los Gobernadores que llegaron al poder tras las elecciones de 2018, hasta ahora no han mostrado que gobiernan mejor, por lo que el reto para quienes obtuvieron el triunfo el 6 de junio pasado, sigue siendo demostrar lo que prometieron en las urnas: que representan el cambio, y para ello deberán responder a lógicas locales, aun cuando esto implique ir en contra de lo que dicte el Presidente Andrés Manuel López Obrador.
Arturo Espinosa Silis, director de Estrategia Electoral, indica que a tres años de que llegó al poder la “primera generación” de Gobernadores de Morena el balance es de claroscuros.
Se trata de Jaime Bonilla en Baja California, Rutilio Escandón en Chiapas, Claudia Sheinbaum en la Ciudad de México, Miguel Barbosa en Puebla, Adán Augusto López en Tabasco, Cuitláhuac García en Veracruz y Cuauhtémoc Blanco en Morelos, quien llegó abanderado por la alianza PES-Morena-PT.
El especialista subraya que, en el pasado proceso electoral, Morena logró refrendar la Gubernatura de Baja California y en algunos estados sus Gobernadores lograron retener la mayoría de sus Congresos locales, como en Chiapas, Tabasco y Veracruz.
En contraste, indica, en otras entidades se registró un voto de castigo, como en la Ciudad de México, en donde perdieron nueve de las 16 Alcaldías, mientras que otros estados morenistas han sobresalido únicamente por sus escándalos o porque son la sede de proyectos emblemáticos del Gobierno federal.
Como ejemplo, señala que hoy se habla de Tabasco, el estado del Presidente, por las inundaciones del año pasado, porque ahí se va a construir la refinería de Dos Bocas y por la llamada Ley Garrote, que incrementó la pena de prisión por obstruir las vías de comunicación y que fue invalidada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) en marzo pasado.
Espinosa Silis señala que la primera generación de Mandatarios locales morenistas no han logrado demostrar que gobiernan mejor, a pesar de que fue una de sus principales promesas de campaña.
Por el contrario, indica, las Administraciones estatales morenistas han mostrado una alta dependencia del Gobierno federal.
“Estamos ante una Administración centralista, las decisiones se toman aquí, en el centro, en la Ciudad de México, en el Gobierno federal, y poco se ha visto desde lo local, ellos (los Gobernadores) defienden las decisiones que se toman a nivel federal y tratan de aplicar las mismas políticas en sus estados; son poco independientes de la Administración federal”, afirma.
El analista considera que revertir este centralismo exacerbado será uno de los principales retos que enfrentarán los 11 Gobernadores de Morena que asumirán funciones este año.
“Yo veo en los Gobernadores de Morena el reto de tomar decisiones que sean en beneficio de sus Gobernados a nivel local, aunque tengan que ser contrarias a las decisiones tomadas por el Gobierno federal, es decir, tomar las mejores decisiones para la gente de sus estados, independientemente de lo que se dicta a nivel federal, cortarse el cordón umbilical respecto de la Federación y respecto del Presidente de la República”, sostiene.

Contrastantes
Para el académico de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), Javier Romero, el desempeño de los Gobernadores de Morena que llegaron al poder en 2018 es contrastante, porque mientras en Chiapas el partido en el Gobierno se colocó como el ganador el pasado 6 de junio, en la CDMX, en Puebla y en Veracruz hubo un voto de castigo y en términos de política pública, Morelos es hoy un “desastre en materia de seguridad”.
“No hay nada que pueda identificarse como cambios más allá de las ocurrencias cotidianas del Presidente y algunas líneas generales de los programas sociales y obras, ¿cuál cambio?”, cuestiona.
El especialista coincide en que los Gobernadores morenistas han estado plegados al Gobierno federal, en gran medida por la centralización del presupuesto y el rechazo de cada uno de ellos a cuestionar las directrices que se dictan desde Palacio Nacional.
“El federalismo mexicano es una simulación, no hay federalismo si no hay federalismo fiscal y en México los recursos dependen absolutamente del presupuesto federal, por lo tanto, ese es un mecanismo de disciplinamiento que hace que no sólo se plieguen los Gobernadores de Morena sino que se plieguen todos, porque están atrapados, no tiene recursos propios”, indica.
Para el académico, uno de los principales retos que enfrentarán los nuevos Gobernadores de Morena, sobre todo aquellos cuyos estados se ubican en el llamado Corredor del Pacífico será la violencia.
No obstante, advierte que atender este fenómeno se ve difícil ante un Gobierno federal que incumple mandatos constitucionales básicos, como garantizar recursos para el fortalecimiento de Policías civiles en los municipios y que, en los hechos, ha aumentado la dependencia a las Fuerzas Armadas y a la Guardia Nacional.
El politólogo advirtió que ante ello, los Mandatarios morenistas deberán definir si continúan siguiendo las directrices del Gobierno federal en materia de seguridad.
“Hay un tema que es realmente preocupante, que es el tema de los Gobernadores del llamado Corredor del Pacífico donde gana Morena prácticamente todo, con excepción de Jalisco. Lo que tenemos, por supuesto, es una presencia enorme de organizaciones dedicadas al mercado ilegal de drogas hacia Estados Unidos, que tienen incluso control territorial de muchos de ellos, Michoacán es evidente, ¿qué va a pasar ahí?”, cuestiona.

Hacia el 2024
El analista político José Antonio Crespo dice que si bien la autonomía será uno de los retos de los Gobernadores de Morena, es poco probable que éstos pugnen por ella antes de 2024.
“Están plegados y eso es lo que yo creo que vamos a ver, a lo mejor cuando vaya decayendo, como suponemos, la figura de López Obrador, que empiece a perder control, a lo mejor empiezan a dar algún chispazo de autonomía, pero mientras esté López Obrador, yo creo que van a estar plegados”, insiste.
Recuerda que los candidatos que ganaron en las urnas se presentaron como una opción diferente en entidades en donde la ciudadanía estaba harta del PAN, del PRI y del PRD, es el caso de Michoacán.
Para el especialista, este voto por la novedad plantea como reto para los Gobernadores de Morena demostrar que en verdad representan una diferencia, toda vez que jugarán un papel importante en la construcción de las preferencias electorales rumbo a 2024.
“Si empiezan a fallar, si empieza a haber corrupción, si se empiezan a conocer actos de nepotismo, etc., se les puede caer en alguna medida la votación y repercutir, por supuesto, en el 24, entonces sí tienen en parte buena responsabilidad de en tres años demostrar que, por lo menos, no lo hacen tan mal”, señala.
Crespo dice que Morena tiene que voltear a ver lo que sucedió en la Ciudad de México el 6 de junio pasado para entender lo que sucederá si sus Gobernadores no logran convencer en sus estados que, efectivamente, hacen la diferencia.
“La capital va en sentido contrario que los demás estados, los demás estados probando la novedad y nosotros ya habiéndola probado de sobra, ya nos desencantó, pero porque ya la probamos de sobra, los otros apenas están probando a ver qué sale con el nuevo partido”, sostiene.

TABLA
LOS 11 QUE LLEGAN
Morenistas que triunfaron en las elecciones para Gobernadore el pasado 6 de junio:

Baja California: Marina del Pilar Ávila

Baja California Sur: Víctor Castro

Campeche: Layda Sansores

Colima: Indira Vizcaíno

Guerrero: Evelyn Salgado

Michoacán: Alfredo Ramírez

Nayarit: Miguel Ángel Navarro

Sinaloa: Rubén Rocha Moya

Sonora: Alfonso Durazo

Tlaxcala: Lorena Cuellar

Zacatecas: David Monreal

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Read Previous

Saltillo iguala la serie

Read Next

Sheinbaum promete revertir descalabro electoral