Lamentan suspendan brigada por jeringas

Carlos Garza Barajas, vocero de la Sección 147 del Sindicato Nacional Democrático Minero.

Por Esequiel Aguilera

Una manera de evitar que se suspenda la programación de la campaña contra el COVID-19 es que autoridades permitan su comercialización de esa manera empresarios colaborarían en la campaña y avanzar en el combate al virus que de acuerdo a reportes oficiales sigue presente, sugirió Carlos Garza Bernal.

El vocero de la Sección 147 del Sindicato Nacional Democrático Minero, dijo que es lamentable que por falta de jeringas se suspendiera el registro de personas de entre 50 a 59 años de edad, son miles de monclovenses que esperaban registrarse y programar la aplicación de la vacuna.

“De seguir con esos errores va a concluir el año y no estarán todos vacunados, si autoridades no pueden avanzar lo correcto es dar oportunidad que empresarios se encarguen de comprar la vacuna como muchas veces se han pronunciado, la gente no tiene por qué esperar más tiempo” apuntó.

Señaló que en el caso de trabajadores de AHMSA Uno hay interés por aplicarse la vacuna, son conscientes de la importancia que eso tiene para su vida, al recordar que obreros de la empresa resultaron contagiados, por ello se mantienen dispuestos a acudir a su registro y esperar el día y la hora.

Garza Bernal, indicó que autoridades sanitarias o el gobierno federal tienen el compromiso de analizar que son repetidas las ocasiones que se suspende el registro incluso aún hay adultos mayores a quienes solo se les aplicó una dosis, por ello la importancia de rediseñar el plan de vacunación.

“Hay empresarios que tienen interés por comprar la vacuna, por ejemplo, en Estados Unidos se comercializa en clínicas y farmacias en ese país se avanza en el combate a la pandemia, hay información de que para antes de que termine el año toda la población estará vacunada” destacó el vocero.

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Read Previous

Cambiarán su turno 80 obreros citados a vacuna

Read Next

“Gobiernos panistas han transformado Monclova”