Serían pastillas o spray nuevas vacunas vs. Covid

Peter Loftus y Gregory Zuckerman / THE WALL STREET JOURNAL

La siguiente generación de vacunas contra el Covid-19 actualmente en desarrollo podrían llegar en forma de pastilla o aerosol nasal y ser más fáciles de almacenar y transportar que el actual puñado de inyecciones que forman la columna vertebral del esfuerzo mundial de vacunación.

Estas vacunas más nuevas, de laboratorios del Gobierno de Estados Unidos y compañías que incluyen a Sanofi SA, Altimmune Inc. y Gritstone Oncology Inc. también tienen el potencial de brindar respuestas inmunológicas de mayor duración y ser más potentes contra múltiples variantes virales más recientes, lo que posiblemente ayude a ahuyentar pandemias futuras, señalan las compañías.

Las vacunas actualmente autorizadas en Estados Unidos, de Pfizer Inc. y su socio BioNTech SE, así como de Moderna Inc., deben ser transportadas y almacenadas a bajas temperaturas y requieren de dos dosis aplicadas con semanas de separación.

Las nuevas vacunas podrían “significar cierta mejora” sobre esas limitaciones y dar cabida a esfuerzos de vacunación en zonas rurales, dijo Gregory Poland, profesor e investigador de vacunas en la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota.

“Se verán vacunas de segunda y tercera generación”, apuntó.

Hay 277 vacunas anti Covid-19 en desarrollo en todo el mundo, de las cuales, 93 han iniciado pruebas en humanos, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS). La mayoría de las vacunas en ensayos clínicos son inyectadas, pero hay dos formulaciones orales y siete formulaciones en aerosol nasal.

Si se demuestra que protegen a la gente de forma segura contra el Covid-19, las nuevas vacunas podrían servir como dosis de refuerzo en Estados Unidos, donde se anticipa que una mayoría de la población adulta esté inoculada para el verano con vacunas actualmente autorizadas de Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson.

Especialistas en enfermedades infecciosas anticipan cada vez más que se necesiten refuerzos periódicos para prolongar la duración de la protección contra el nuevo coronavirus y para desarrollar defensas contra las variantes. También analizan si aplicarle a una persona dosis de dos vacunas diferentes puede mejorar su efectividad.

Las nuevas vacunas también podrían usarse como vacunas principales en países que van rezagados en las campañas de inmunización masiva.

“Es crucialmente importante que más adelante se tengan vacunas que sean más fáciles de manejar y tengan mejores características de cadena de frío”, dijo John Mascola, director del centro de investigación de vacunas en el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos (NIAID, por sus siglas en inglés).

Altimmune, de Gaithersburg, Maryland, está en proceso de desarrollar una vacuna contra Covid-19 que se aplica como aerosol nasal, similar a la vacuna contra la influenza FluMist de AstraZeneca PLC que es una opción popular en pediatría para la vacunación contra la influenza estacional.

“Es una forma muy fácil y eficiente de aplicar la vacuna”, dijo Scot Roberts, director científico de Altimmune. “No necesitas agujas y jeringas”.

La vacuna utiliza una versión manipulada de un virus inofensivo llamado adenovirus, que es modificado para transportar un código genético que da instrucciones a las células del cuerpo para que produzcan la proteína de espículas del coronavirus. Esto induce a una respuesta inmune, que incluye la producción de anticuerpos en la sangre, lo que desarrolla una defensa contra el virus real.

El diseño es similar a vacunas inyectadas contra el Covid-19 de Johnson & Johnson y AstraZeneca. Pero debido a que la vacuna de Altimmune se aplica como aerosol nasal, también podría inducir a un tipo de respuesta inmunológica conocida como inmunidad mucosal, lo que podría ayudar a eliminar el virus del aparato respiratorio, ayudando por lo tanto a reducir la transmisión del virus por parte de gente vacunada, de acuerdo con Roberts.

Para mediados de año, la compañía espera los resultados de un estudio en etapa inicial que pone a prueba si la vacuna induce la respuesta inmunológica deseada de forma segura.

Vaxart Inc., de San Francisco, California, está desarrollando un vacuna para Covid-19 en la forma de tableta. Un estudio pequeño de etapa inicial mostró que desencadenaba respuestas inmunes contra el virus y que tiene potencial para proteger contra variantes, reportó la compañía en febrero.

Vaxart planea iniciar un estudio de etapa media, o fase 2, sobre la vacuna en tableta para mediados de año, dijo un vocero.

Sanofi y GlaxoSmithKline PLC exploran en conjunto vacunas potenciales contra nuevas variantes, al tiempo que también prueban una versión modificada de su vacuna candidata inicial contra Covid-19, que es inyectada y que estudios mostraron que no lograba inducir una respuesta inmunológica suficiente en adultos mayores.

Pfizer y Moderna también están en pos de vacunas de segunda generación, que incluyen algunas dirigidas a variantes, así como nuevas fórmulas que mejoran el almacenamiento y el envío.

Académicos e investigadores gubernamentales también trabajan en vacunas nuevas, lo que incluye estudios en el Instituto de Investigación del Ejército Walter Reed (WRAIR, por sus siglas en inglés) y el NIAID.

WRAIR inició hace poco un ensayo clínico de su vacuna experimental contra Covid-19 que podría brindar protección más amplia contra variantes. A la larga, investigadores del Ejército de EU esperan crear una vacuna para proteger conta todos los tipos de coronavirus en una sola dosis, dijo Kayvon Modjarrad, director de la división de enfermedades infecciosas emergentes del Instituto.

Ese objetivo es compartido por Drew Weissman, profesor e inmunólogo en la Universidad de Pennsylvania, quien realizó investigación crucial sobre la tecnología detrás de las vacunas de Pfizer y Moderna. Weissman dice temer que puedan llegar pandemias nuevas en años futuros que involucren a patógenos aún más peligrosos que el coronavirus causante del Covid-19, conocido como SARS-CoV-2.

Weissman también trabaja en una vacuna para proteger contra todos los coronavirus, incluidos aquellos que causan las enfermedades potencialmente letales de SARS y MERS.
Otro enfoque hacia la inmunización de siguiente generación es estudiar si combinar múltiples vacunas existentes contra Covid-19 es más eficaz que una sola vacuna.

Científicos gubernamentales esperan aprender cómo usar diferentes vacunas de refuerzo para mejorar la duración de la protección al tiempo que protegen contra variantes peligrosas del virus, señala John Beigel, director asociado para investigaciones clínicas en la división de Microbiología y Enfermedades Infecciosas del NIAID, quien es parte del esfuerzo.

Los científicos, que trabajan con socios académicos, esperan iniciar el estudio en los próximos meses y tener algunas repuestas este verano

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Read Previous

El que nada debe, nada teme, dice Ebrard

Read Next

Retiran convoy que se desplomó en Línea 12