Pide justicia hermana de joven asesinada en Guerrero

Angela ve con tristeza el féretro de madera cubierto con tela morada que está en la batea de la camioneta de Tránsito Municipal de Huamuxtitlán estacionada en el patio de las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo).

En el interior de ese cajón que, según el chofer del vehículo, le costó al Ayuntamiento de ese municipio 2 mil o máximo tres mil pesos, van los restos de su hermana Elizabeth, quien fue hallada muerta en un paraje de la carretera Huamuxtitlán-Xochihuehuetlán el miércoles pasado, luego que el 9 de abril casi a la una de la madrugada fue sacada de su casa por dos hombres armados para llevársela en un automóvil.

“No sabemos si las autoridades la buscaron, nosotros sí; hicimos recorridos por el lado de la carretera que conduce a Alpoyeca y a Tlapa, pero ella (Elizabeth) fue hallada del otro lado, rumbo a Puebla”, contó.

Indica que a través de las redes sociales se enteró que habían localizado un cuerpo y supo que las autoridades del Ministerio Público del Fuero Común de Huamuxtitlán acudieron a recogerlo.

“La identificamos por el pintado de sus uñas y por sus tatuajes que tenía, era ella”, contó la hermana de Elizabeth.

Según las autoridades de la Fiscalía, el cadáver de la joven de 26 años de edad estaba en el interior de una bolsa de plástico.

Elizabeth dejó en la orfandad a dos niños, uno de 10 y otro de 6 años, quienes cuando los hombres armados ingresaron a su casa estaban dormidos.

“Ellos (los niños) tomaron un taxi y llegaron a mi casa para avisarnos lo que había pasado”, relata la hermana de Elizabeth quien junto con sus dos pequeños vivía en el barrio de San Pedro, en una zona alejada del centro de Huamuxtitlán.

Apenas hace dos meses al ex esposo de Elizabeth lo asesinaron.

“Mi hermana ya no vivía con él desde hace dos años”, señala Angela.

Indica que fue hasta el 10 de abril cuando acudieron a la Agencia del Ministerio Público del Fuero Común de Huamuxtitlán para interponer la denuncia de la desaparición de su hermana.

Dice que dejaron pasar un día para no acudir ante la autoridad porque pensaron que su hermana regresaría.

“La anduvimos buscado por muchos lados y preguntando a la gente y nunca supimos si las autoridades la buscaron y hasta ahorita no nos han informado nada”, señala.

A Angela se le nota el cansancio. Desde el día que su hermana desapareció no ha podido dormir.

El miércoles cuando hallaron un cadáver y supo que era ella se la pasó todo ese día y parte de la noche realizando trámites en las oficinas del Ministerio Público de Huamuxtitlán en donde le dieron un documento que presentó al Servicio Médico Forense de Chilpancingo para que le entregaran el cadáver de su hermana.

Las autoridades del Ayuntamiento de ese municipio, que es gobernado por el partido Movimiento Ciudadano (MC), compraron el féretro y una camioneta Pick-Up de tránsito fue utilizada para el traslado y regreso de Angela.

En la batea del vehículo iba el féretro con los restos de Elizabeth.

Con voz entrecortada la hermana de Elizabeth pidió a las autoridades justicia y que se detenga a los responsables.

“En Huamuxtitlán está un poco elevada la inseguridad”, dice.
Otros feminicidios en Huamuxtitlán
Desde mediados del 2020 a la fecha, en Huamuxtitlán la violencia en ese municipio ha tenido un repunte con un saldo de por lo menos 10 asesinatos y tres feminicidios.

A finales de mayo del 2020, la ciudadanía protestó en las calles y tomó el Ayuntamiento de ese municipio exigiendo la detención del director de la Policía Municipal, José Armando Ayala, y de otros elementos de la corporación a quienes acusaron de la desaparición y asesinato del joven Ricardo Cantú Tapia.

El jefe policiaco fue aprehendido y actualmente se encuentra preso pero los demás agentes siguen prófugos de la justicia.

En junio hubo otras movilizaciones de la ciudadanía de ese municipio acusando a la Policía estatal de la desaparición y asesinato de los jóvenes Jesús Vargas Téllez y Orumdz Godoy Rodríguez.

Tras la protesta, el Gobierno estatal retiró a la Policía estatal que había asumido las tareas de seguridad en Huamuxtitlán debido al desmantelamiento de la Policía municipal por sus presuntos vínculos con un grupo delictivo de esa región.

Sin embargo, la violencia, pese a la presencia de la Guardia Nacional, no disminuyó ya que en julio un grupo de hombres armados asesinó a balazos a la directora del Hospital Básico Comunitario de Huamuxtitlán, Mélida Honorato Gabriel, cuando llegaba a su domicilio en su camioneta.

En noviembre del 2020, la joven Elsa Eisnayth Ascencio -quien trabajaba en la jurisdicción sanitaria 04 de la Secretaría de Salud en Tlapa- fue hallada muerta en una fosa clandestina en la comunidad de San Miguel Totolapa, del Municipio de Huamuxtitlán.

La mujer fue privada de su libertad y la última vez que se le vio fue cuando abordaba un taxi en una de las calles de Huamuxtitlán, una semana antes de que la encontraran muerta.

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Read Previous

Hay operación para robarnos en las instituciones.-Delgado

Read Next

Lo importante es que mostramos avances.- Checo