Critican proceso al vapor para libros de texto

La organización Educación con Rumbo criticó la modificación de los contenidos de los Libros de Texto Gratuitos de forma apresurada y repentina, pues señaló que por su importancia para los alumnos se tiene que llevar a cabo en un proceso ordenado y “no supeditado a ocurrencias”.

REFORMA publicó que bajo el concepto de la “Nueva Escuela Mexicana” que impulsa el Gobierno federal, la Secretaría de Educación Pública (SEP) pretende reelaborar 18 libros de texto de primaria en apenas dos semanas.

En un posicionamiento público, la organización expuso su preocupación por la repentina convocatoria surgida al interior de esta dependencia federal, a cargo de Delfina Gómez, por lo que que solicitan transparencia ante la falta de información sobre el proceso.

“No hay información clara y concreta sobre cuál es el proceso para el diseño de los contenidos de los Libros de Texto Gratuitos. No hay información pública, abierta y transparente, tanto del proceso de diseño gráfico como de los contenidos que dé certeza ante su eventual modificación. Lo que hay es información confusa, por lo que falta dar detalles específicos sobre el tema”, opinaron.

“Los procesos no deben ser realizados con prisa, ya que estamos hablando del valor de la educación y de los contenidos que van dirigidos a millones de estudiantes. Un proceso tan importante no debe correr con prisa, como se está promoviendo; debe tener sus tiempos, estudio, metodología, orden y no supeditado a ocurrencias”, agregaron.

En el pronunciamiento, exigen se ciñan a procesos basados en criterios y principios de objetividad, blindados y libres de cualquier ideología, encaminados a la verdad y al aprendizaje, que son el fin principal de la educación. Y para la formación de ciudadanos responsables, participativos y libres, 

Educación con Rumbo señala la importancia de invitar a expertos, organizaciones sociales, ciudadanos, a la comunidad educativa y a la sociedad, a fin de llevar el proceso de una forma ordenada, sistemática y abierta.

“(Los libros) plantean una visión de un tiempo concreto y específico del conocimiento, por lo que su cambio requiere un proceso muy minucioso de revisión, primero para determinar que se deben cambiar, luego qué modelo psicológico y pedagógico se va a utilizar para el diseño de las actividades, de los ejercicios y la selección de los temas a abordar, y cuando se trata de textos nacionales, debe de contar con el consenso de los maestros y de los especialistas”, se insistió.

“Espacios que deben considerar, en su realización, tanto en los contenidos seleccionados, como en las actividades, un estricto apego al proceso evolutivo y del pensamiento de los estudiantes a los que se dirige; así como en sus materiales debe incluirse un proceso sumativo y progresivo que vaya ayudando a los estudiantes a avanzar en el conocimiento de áreas completas del mundo (acordes a su edad, a su pensamiento y sus capacidades)”.

Para enfatizar en la importancia de los libros de texto, la organización recordó que estos materiales de apoyo dirigen los aprendizajes de las niñas, los niños y los jóvenes; son auxiliares para el maestro y para los estudiantes, y en el caso mexicano, por ser gratuitos, se ha generado una práctica negativa que consiste en obligar su uso, supervisar que se llenen todos los ejercicios y que alrededor de ellos se generen las evaluaciones locales.

Los libros, argumentan, contienen una serie de provocaciones cognitivas que, a través de imágenes, situaciones, problemas, textos breves, preguntas, entre otros, retan a los estudiantes a pensar los contenidos de aprendizaje y les permiten iniciar la profundización de un tema.

La organización pide que se permita a los alumnos pensar con libertad, tomar decisiones, desarrollar su pensamiento crítico y alejarse de los adoctrinamientos.

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Read Previous

Irá Canciller a China y Rusia para ‘amarrar’ vacunas

Read Next

Liga EU a 2 del CJNG con ataques a Harfuch y Sandoval