Tardanza en la vacuna atrasa inserción laboral

Carlos Garza Bernal, vocero de la Sección 147 del Sindicato Nacional Democrático Minero.

Por Esequiel Aguilera

Es lamentable que a Monclova no lleguen vacunas contra el COVID-19, es urgente avanzar en la aplicación de las dosis y seguir con la lucha contra el virus, aclaró el vocero de la Sección 147 del Sindicato Nacional Democrático Minero y urgió al gobierno federal a tomar en cuenta la región.

Carlos Garza Bernal, dijo que con la salud del pueblo no se puede politizar, la pandemia sigue vigente, los trabajadores salen a trabajar, miles de monclovenses no se pueden quedar en sus casas y desde ese momento todos son vulnerables a contagios,  el virus se encuentra en todas partes.

Dijo que todo apunta que la programación de la campaña debe rediseñarse, lo anterior en razón de que adultos mayores solo recibieron una dosis y falta la segunda, con el transcurso de los días se corre el riesgo de que la primera dosis no surta efecto en las personas mayores que se vacunaron.

“No sabemos qué está pasando pero es necesario agilizar la campaña de vacunación de eso ni hay duda, incluso vacunar a todos los trabajadores sin importar la edad tomando en cuenta que no pueden permanecer en casa, el compromiso es acudir a laborar por eso se tiene que incluir a todos destacó.

El vocero sindical, enfatizo que de manera cotidiana trabajadores preguntan si saben algo del siguiente ciclo de vacunación, tienen interés en ser vacunados pero la respuesta es que no sabe nada, no hay información en ese sentido y tampoco avances significativos en la campaña.

Garza Barajas, dijo que al concluir el periodo vacacional de Semana Santa buscarán la manera de dialogar con autoridades sanitarias y abordar los temas sobre la campaña y si es posible vacunar a todos los trabajadores sin importar la edad tomando en cuenta que la pandemia sigue y los contagios también, enfatizó.

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Read Previous

Hoy se adelanta una hora el reloj

Read Next

Doña Socorro, la única espectadora presencial