Enfrenta pandemia reto por vacaciones

Que los contagios se disparen en Semana Santa es un temor global, sin embargo, mientras que algunas ciudades ya preparan restricciones en un intento de cortarles el paso, la CDMX -hasta ahora- sólo prevé una campaña centrada en la conciencia de la gente.

Las comunidades españolas, por ejemplo, decidirán el 10 de marzo si aplican la propuesta de la Comisión de Salud Pública de restringir la movilidad entre regiones y toques de queda nocturnos, pues no quieren repetir el error cometido en el asueto navideño.

Para Gustavo Oláiz, coordinador del Centro de Investigación en Políticas, Población y Salud de la UNAM, la Capital del País debería de mandar mensajes más claros sobre la importancia de no bajar la guardia en vacaciones. De no hacerlo, agrega, el riesgo de un tercer repunte no es lejano.

“Aunque ha habido una baja, es muy relativa, seguimos en una epidemia muy severa”, advierte.

Este año empezó con una pérdida generalizada de miedo al contagio, atribuida al cansancio tras muchos meses de restricciones y a una falsa confianza generada por el arranque de las campañas de vacunación.

“La vacuna no evita que nos infectemos; evita que nos enfermemos de gravedad o que muramos, pero no te protege de las infecciones y por supuesto también la puedes transmitir. Además llevamos muy poquita gente”, consideró.

La Semana Mayor va del 28 de marzo al 3 de abril. El martes, la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, confirmó que preparaban una campaña y dejó ver que se basará en pedir a la gente que no descuide las medidas preventivas de higiene.

“Sobre todo, estar enfatizando el que tenemos que seguir cuidándonos”, aseguró.

La misma Mandataria reconoció a que la esperanza que genera la inmunización se está malentendiendo con el término de la pandemia.

Para Oláiz, la falta de un plan más restrictivo podría ser terreno fértil para que aumente la relajación.

“No podemos mandar mensajes que sean contraproducentes o que sean contrarios, que le dicen a la gente, no salga, pero abro los cines; no salga, pero abro más espacios y se vuelve más riesgoso”, explicó.

Sobre todo porque las cifras son menores respecto al pico máximo de enero, pero todavía son parecidas a los máximos que se alcanzaron en mayo de 2020, en el clímax del primer brote.

A nivel nacional, entidades como Sinaloa y Baja California Sur anunciaron medidas por la Semana Santa, como cierre de playas y restricciones a actividades económicas.

“El año pasado le teníamos mucho miedo al Covid porque no sabíamos qué era y ahora, a pesar de que ya sabemos qué es, que es agresivo y mortal, ya no le tenemos miedo y eso es contraproducente para todos”, concluyó Oláiz.

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Read Previous

Uno sale hablando ruso, dice Maduro tras recibir Sputnik V

Read Next

Toma gremio de Haces tramos del Tren Maya