Advierten falta de rigor y debilidad de la ASF

La retractación pública del Auditor Superior de la Federación, David Colmenares, sobre el informe de resultados de la auditoría al primer año de la Administración del Presidente Andrés Manuel López Obrador exhibe falta de rigor y debilidad institucional, consideraron expertos.

Ayer, de manera inédita, luego que en su conferencia matutina López Obrador cuestionara la estimación que hizo la ASF del costo de la cancelación del aeropuerto que se construía en Texcoco, calculada en 232 por ciento arriba de lo dicho por el Gobierno, el órgano fiscalizador informó que su cálculo había sido inconsistente.

Un error de ese tamaño, consideró Muna Buchahin, ex directora de Auditoría Forense en la ASF, es inconcebible en el Órgano Superior de Fiscalización, por los niveles de control que deberían tener las auditorías, lo cual parece haberse perdido desde la llegada de Colmenares en 2018.

“Si uno revisa las auditorías, te das cuenta de la falta de rigor técnico en los resultados, las de desempeño no son vinculantes, entonces, puedes desacreditar sus argumentos fácilmente, haciendo una revisión de la metodología y de los resultados. Por supuesto que tienen responsabilidad, y grave, por esta situación”, consideró.

El pasado 20 de febrero, la ASF remitió a la Cámara de Diputados el tercer y último paquete de auditorías a la Cuenta Pública 2019 la cual corresponde al primer año del sexenio de López Obrador.

Entre otros hallazgos, la Auditoría informó que la cancelación del proyecto del aeropuerto que se construía en Texcoco fue de al menos 331 mil 996.5 millones de pesos y no de 100 mil millones de pesos, como lo informó en abril de 2019 la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

En otra auditoría, la ASF reportó que el trabajo de los auditores fue obstaculizado por la Secretaría de la Función Pública (SFP), institución que no les permitió revisar expedientes ni entrevistar a los responsables del control interno.

Luego que la titular de la SFP, Irma Eréndira Sandoval, negara que hubo una obstrucción a la labor de los auditores, Colmenares dijo que existía colaboración entre ambas dependencias y desautorizó lo asentado en el informe de auditoría.

En ambos casos, dijo Marco Fernández, investigador de la Escuela de Gobierno del Tecnológico de Monterrey y de México Evalúa, es lamentable el papel del Auditor, quien demuestra que o no leyó las auditorías o no tiene control del trabajo que se realiza, o bien, está sometido por los entes que debe auditar.

“La fotografía es preocupante porque sí hay señales de un desempeño deficiente y sobre todo ahora, a la luz de la inconformidad de los hallazgos respecto a la administración del Presidente López Obrador, sorprende cómo desdice el propio auditor a su grupo de auditores”, consideró.
Ven grave corrección de ASF ante crítica de AMLO
La modificación de los resultados de una auditoría tras recibir la crítica del Presidente de la República es grave para la Auditoría Superior de la Federación (ASF) tanto si se incurrió en un error metodológico como si se cedió ante la presión política, consideró Lourdes Morales.

En entrevista, la coordinadora de la Red por la Rendición de Cuentas (RRC) dijo que esta es la primera vez que la ASF corrige por sí misma una estimación argumentando que cometió un error metodológico.

“Si hay error de metodología, grave, pero sí no hay error de metodología y es una reacción política frente a los señalamientos del Ejecutivo, el cual no ha mostrado sus ‘otros datos’, pues de las dos formas está mal, vulnera la credibilidad de la Entidad de Fiscalización Superior. Entonces, eso me parece gravísimo y, efectivamente, desde que se creó esta institución nunca había sucedido un episodio así”, resaltó.

Ayer, horas después de que el Presidente López Obrador asegurara que la estimación sobre el costo de la cancelación de aeropuerto que se construía en Texcoco, que la ASF fijó en 331 mil 996.5 millones de pesos, estaba mal, la Auditoría emitió un comunicado en el que informó que su metodología tenía inconsistencias y que la revisaría.

Morales dijo que desde que Colmenares llegó a la ASF, en marzo de 2018, se ha registrado un proceso de deterioro institucional que ha repercutido en la capacidad, profesionalidad e independencia del órgano fiscalizador.

“Estas anomalías, posiblemente, y digo, posiblemente, estén vinculadas a la forma en que se designó al Auditor. El Auditor fue designado en medio de un proceso en donde la votación fue por cédula, no fue abierta, pareciera que fue parte de un acuerdo entre partidos que eran mayoritarios en ese entonces, entre el PRI y Morena”, indicó.

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Read Previous

Acusan a Depardieu por violación y agresión sexual

Read Next

Acusan capricho de AMLO en reforma eléctrica