‘O Cuba o nada’, dicen a residentes médicos

Trece ganadores del examen 2020 para residencias médicas, promovieron el 22 de enero una demanda de amparo en la que denuncian que no hay lugares para recibirlos en hospitales mexicanos, por lo que su única opción es una beca para cursar una especialidad médica en Cuba.

Entre los requisitos que pide este país, según los quejosos, está el de no tener enfermedades transmisibles, en particular no ser portador del virus VIH, y para las mujeres, no estar embarazadas ni embarazarse durante su estancia en la isla.

“La omisión de cumplir con el número de sedes de unidades médicas receptoras de residentes suficientes en territorio nacional, en concordancia con el Sistema Nacional de Residencias Médicas, para la realización de la residencia a la que me asiste el derecho tras haber sido seleccionado en el XLIV Examen Nacional para Aspirantes a Residencias Médicas, toda vez que desde la convocatoria no se mencionó el migrar al extranjero, lo que fue manejado inicialmente en calidad de opcional, cuando finalmente resulta el único recurso”, imputan los quejosos a la Secretaría de Salud (Ssa) y otras autoridades.

A la Dirección General de Calidad y Educación en Salud se le reclama no coordinarse con universidades y hospitales públicos y privados, pese a que es la rectora de la formación, capacitación y desarrollo del capital humano para la salud.

El 28 de noviembre, la Ssa anunció que 18 mil 174 aspirantes pasaron el examen para residentes, 42 por ciento de los concursantes, pero el problema es que en los más de 4 mil hospitales del País no hay plazas suficientes para recibirlos, y en particular, para formar médicos en diversas especialidades.

Por su parte, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) publicó el 15 de diciembre la convocatoria para asignar mil becas para especialidades médicas en Cuba, en las cuales está dispuesto a gastar 13.2 millones de dólares anuales en apoyo económico personal para los becarios, así como 10.5 millones de dólares anuales en colegiaturas, en total 474 millones de pesos anuales.

“En el anexo de la convocatoria de Servicios Médicos Cubanos operan otras causas de discriminación por cuestiones de salud que enumeran supuestos que los aquí quejosos podrían sufrir (verbigracia, una simple anemia o un cuadro depresivo mayor) y que representan motivo de repatriación, perdiendo todo avance invertido en la especialidad dentro de la República de Cuba, lo que atenta contra nuestra salud y su dignidad humana”, afirma el amparo.

El 26 de enero, la demanda de los aspirantes a residentes fue enviada a la congeladora por la juez federal Dinorah Hernández Jiménez, pues durante el semáforo rojo por Covid-19, el Poder Judicial solo está tramitando amparos urgentes o que se puedan llevar exclusivamente en línea.

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Read Previous

Caen contagios de Covid-19 en EU

Read Next

Afirman que un hombre fue plagiado en balacera en Zapopan