Pide Aeroméxico hasta agosto para salir de reestructura

Grupo Aeroméxico solicitó a una jueza federal de Nueva York extender hasta el 24 de agosto el plazo para la aprobación de un plan de reestructura de deudas por más de 5 mil millones de dólares, actualmente agendado para vencer el 24 de abril.

Abogados de la aerolínea presentaron este miércoles la petición a la jueza Shelley Chapman, de la Corte de Bancarrotas del Distrito Sur de Nueva York, quien supervisa desde julio de 2020 el proceso de reestructura.

La solicitud, que será motivo de una audiencia el 17 de febrero, cambiaría dos fechas clave: la presentación a la Corte del plan de reorganización de Aeroméxico, que pasaría del 25 de febrero al 25 de junio, y la fecha límite para recabar los votos de los acreedores en favor de dicho plan, que sería atrasada del 24 de abril al 24 de agosto.

“Las empresas deudoras han tenido grandes logros en este proceso, con un extraordinario nivel de consenso. No ha habido hasta ahora una sola audiencia con oposición de alguna parte”, destacaron los abogados.

“Sin embargo, queda mucho por hacer. Los meses siguientes estarán enfocados en tareas que consumirán mucho tiempo, entre ellas, racionalizar el tamaño de la flota y fuerza laboral, analizar reclamos de acreedores, y formular el plan de reorganización”, agregaron.

Todo esto se tiene que hacer de acuerdo con las condiciones del contrato que Aeroméxico firmó con el fondo de inversión Apollo Management Holding para recibir financiamiento por mil millones de dólares que le permite seguir operando, y que eventualmente permitiría a dicho fondo convertir la deuda en acciones de la aerolínea.

Una de estas condiciones consiste en que, 20 días antes de presentar a la Corte el plan de reorganización, Aeroméxico deberá obtener un certificado de Rothschild & Co, su banco de inversión, en el que se haga constar si la empresa tendrá o no la capacidad de pagar el préstamo de Apollo en su totalidad y en efectivo.

Aeroméxico destacó que ya logró acuerdos con los sindicatos de pilotos, sobrecargos y personal de tierra, para eliminar algunas plazas, reducir salarios, otorgar permisos sin goce de sueldo y bajar algunas prestaciones de los contratos colectivos, lo que le permitirá ahorrar 350 millones de dólares y acceder a 650 millones de dólares del financiamiento de Apollo que aún no recibe.

Aún así, la empresa consideró que los siete meses que lleva el proceso en Nueva York es poco tiempo para la complejidad de su reestructura, y el contexto inédito provocado por la pandemia de Covid-19.

“La capacidad de vuelos doméstica se redujo hasta en 75 por ciento, y la internacional hasta en 90 por ciento, por lo que (Aeroméxico) sólo requiere tener disponible una porción de sus aviones, lo que a su vez hace extraordinariamente la planeación y negociación de la flota con arrendadores, la generación de un plan de negocios de largo plazo y encontrar un camino para salir del proceso de reestructura”, explicaron.

“De acuerdo a la Ley de Bancarrotas de los Estados Unidos, la compañías sujetas a un proceso del Capítulo 11 tienen un periodo para presentar un plan de reorganización que se puede extender en casos complejos. Por eso la necesidad de hacer esta petición anticipada a la Corte, lo qué no refleja alguna complicación en el proceso de reestructura”, dijo hoy un abogado de Aeromexico.

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Read Previous

Exigen renuncia de ‘Alito’ por reparto de pluris

Read Next

Cae dólar 42 centavos en la semana, a $20.56