Aniquila Covid-19 círculos familiares

Cuatro de los integrantes de la familia Amaya Cruz, fallecieron el año pasado a causa del Covid 19.

Por Rocío de Jesús

La realidad del Covid 19 es más cruda para quienes han perdido a un ser querido, y peor aún, para quienes han perdido a más de uno. Todo lo que se lea o escuche, ellos lo han vivido en carne propia.

Lamentablemente familias de la región no han sido la excepción, y hay varios ejemplos de la agresividad del virus para con algunos.

Una mala dieta y hábitos dañinos como el del alcohol y el cigarro, pueden jugar en contra del organismo a la hora de un contagio, así como la existencia de una enfermedad crónica preexistente, pero también la genética, son factores que pueden potencializar los daños por SARS Cov-2 y llevar a consecuencias fatales.

En la región hay casos lamentables que han cimbrado a la sociedad, con el fallecimiento de dos o más miembros de una sola familia.

FAMILIA AMAYA

Entre los casos más emblemáticos está el de la familia Amaya, cuyos miembros la mayoría son profesionales de la salud y cuyas muertes iniciaron, a un mes de que la contingencia sanitaria hiciera presencia en Monclova.

La primera vida de esta familia originaria de Castaños, la cobró el Covid en abril del 2020 en la doctora Elisa Amaya Cruz, quien laboraba en la clínica 9 del IMSS en ciudad Frontera. Posteriormente, en el mes de septiembre fallece su hermano Raúl, quien se desempeñaba como médico urgenciólogo en la clínica de Piedras Negras y en la misma semana fallece el padre de los Amaya Cruz, el señor Jaime Amaya. Una semana más tarde, la hermana menor Rosa Cecilia, también perdió la batalla contra el virus.

ERVEY PEÑA Y SUS PADRES

Otra familia desmoronada a causa del virus fue la del enfermero Ervey Peña, quien era jubilado del Instituto Mexicano del Seguro Social y falleció a causa de los estragos que el Covid hizo en su cuerpo. Al ocurrir su muerte, trascendió que días antes su padre también había fallecido a causa del virus. Y posterior a Ervey, falleció también su madre. Los 3 en un lapso de 8 días.

PROFESOR Y SU ESPOSA

El 11 de enero de este año fallecieron el profesor Juan Francisco Carranza Romo y su esposa Blanca Guerrero.

El profesor había trabajado en AHMSA por muchos años y a su jubilación se integró como parte de la plantilla docente de la UTRCC, donde permaneció durante 15 años.

A principios de mes de enero, él y su esposa fueron ingresados por coronavirus a la torre B de la clínica 7 del IMSS y desafortunadamente, el domingo 10 de enero, falleció la señora Blanca alrededor de las 5 de la mañana y su esposo el profesor Juan Francisco, el mismo día, pero a las seis de la tarde.

FAMILIA CASTAÑENSE

La familia Zapata del Abra, tradicional familia castañense, perdió a 3 de sus miembros en los primeros 15 días de enero. Sin duda, un trágico y triste inicio de año.

La primera que perdió la vida fue Martha Zapata, días más tarde su hermano Salvador, mejor conocido como “el profe Chava” y pocos días después, el padre de esta familia, don Cenovio Zapata.

La familia era muy conocida en Castaños, pues don Cenovio era el tendero que por años atendió a la comunidad, él los conocía a todos y todos lo conocían a él y a sus hijos.

Este año, el Covid los arrebató de entre su gente, de entre su familia, vecinos y amigos dejando gran dolor, pero también muchos recuerdos.

PAREJA DE ABOGADOS

Profunda conmoción ocasionó el fallecimiento de la conocida abogada laboralista Dora Elia de Hoyos Peña, quien murió por contagio de coronavirus una semana después de que su esposo Javier Gómez falleciera por la misma causa.

Otro ejemplo de agresividad con la que actúa el virus, es la de esta pareja de abogados, quienes luego de días hospitalizados, perdieron la batalla contra la enfermedad. Ella el pasado viernes 29 de enero y su esposo Javier Gómez, una semana antes.

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Read Previous

Garantizan atención profesional y gratuita

Read Next

Mata pandemia a tres en región