Lloran en CBTIS a Griselda Alejandra

Familiares, amigos  y compañeros de trabajo organizaron una caravana para despedirse de ella.

Por Rocío de Jesús/LA PRENSA

Un lamentable deceso por Covid se registró entre el personal del CBTIS, con profunda tristeza la directora Hilda Cortés López, compartió que se trata de Griselda Alejandra Valdez Macías, joven empleada de Recursos Humanos a quien definió como gran amiga.

Griselda tenía 30 años de edad y aproximadamente 10 de desempeñarse en este centro educativo. Apenas en el mes de diciembre contrajo nupcias y vivía una de las mejores etapas de su vida, con su matrimonio y una carrera impecable.

La maestra Hilda recordó como un excelente ser humano a su compañera y colaboradora, señalando que pese a ser joven, 30 años de edad, su desempeño era sumamente profesional, pues era una chica proactiva, trabajadora, responsable, comprometida y empática.

“Esa niña tenía las tres E, eficiente, efectiva y eficaz, que le puedo yo decir, toda una joven profesional, y como amiga la mejor”.

Griselda falleció en el piso Covid de la clínica 7 del Instituto Mexicano del Seguro Social, luego de haber permanecido solamente dos días internada, pero con graves daños derivados de la presencia del virus.

La directora descartó que el contagio haya ocurrido en el plantel, ya que, desde el año pasado, todo lo que se requiere se hace en línea y los profesores o personal administrativo que tienen que asistir forzosamente a revisar algo de manera física, lo hacen sin riesgos, porque el plantel está vacío.

“Un día me habla por teléfono y me dijo que se sentía mal y me platicó que había estado en contacto con algunas personas que después resultaron positivas, es posible que de allí se haya infectado, a estas alturas ya uno no sabe quién está contagiado, nadie sabemos si traemos el virus, hasta que aparecen los síntomas”.

LA DESPIDEN CON UNA CARAVANA

Lamentablemente, el Covid ha cambiado no solo la forma de convivir, sino hasta de despedirse de un ser querido.

Por ello, Griselda fue despedida con una caravana a la que asistieron sus familiares y compañeros de trabajo, pasando frente a su fotografía para decir un rápido adiós, entre lágrimas quizá de impotencia por lo que ya no se puede expresar.

Fue una despedida sumamente triste, pues aun su familia no puede creer que Griselda haya partido para siempre y el llanto de su madre conmovió a todos los presentes.

La caravana inició a las15:30 horas en la Secundaria número 1 Juan Gil González y concluyó en el CBTis 36, institución donde laboró por casi 10 años y donde tenía a su segunda familia.

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Read Previous

“Dejaste una herida que jamás sanará”

Read Next

Negociarán por Zoom los contratos colectivos