“Dejaste una herida que jamás sanará”

Con una carta titulada “Un día a la vez” el comunicador Marco A. Saucedo se despidió de su hija Daniela, quien murió a los 30 años de edad, víctima de Covid-19.

Por Wendy Riojas

Con un escrito titulado “Un día a la vez” el comunicador Marco A. Saucedo relata los terribles momentos que vive por la pérdida de su hija Daniela, una joven de 30 años que falleció el pasado 7 de enero del 2021, a 5 días de dar a luz a su hija Debanhi.

En el escrito relata: “El jueves 24 de diciembre te sentiste mal, no saliste; pasaste navidad en casa, te hiciste prueba de COVID y el 26 tenías ya los resultados. Lamentablemente el 27 entraste a la clínica 7 del Seguro Social porque te faltaba la respiración y te dejaron internada sólo una noche”.

Relata que al día siguiente la dieron de alta señalando que “el bebé se había volteado” y que por ese motivo no podía respirar, sin embargo, la situación fue empeorando en el hogar y tuvo que regresar el día 29 de diciembre.

Y menciona: “fue la última vez que te vieron los niños en persona y la última vez que hablé por teléfono contigo. Ese día para ti era casi imposible el poder respirar y expresarte, sólo me dijiste al final “te amo papi” y yo te dije por última vez “yo te amo más mi niña”.

Dijo que una gran tragedia cayó sobre la familia el pasado 7 de enero cuando le notificaron su muerte y refiere: “la noticia me la dio Jonathan, tu amado esposo, quien con profundo llanto y con la voz entrecortada, casi sin poder articular palabra dijo: “Suegro, Daniela ya falleció, se nos ha ido”.

Dijo que un grito desgarrador salió de su garganta y pensaba “No puede ser, mi chiquita ya no está, ¿Por qué Dios permitiste esto?” incluso, que su garganta se cerraba ante tanto dolor, al perderla a los 30 años de edad

Y menciona: “Tu felicidad era enorme, esperabas a Debanhi, quien estaba programada para  nacer el 12 de enero. Todos estaban felices por la llegada de mi ahora tercera nieta; nunca pensamos en ese momento, la gran tragedia que llegaría a nuestra familia a causa del COVID-19”.

NO HAY NOMBRE

En la carta relata que no encuentra la palabra para llamar a alguien cuando pierde un hijo, viudo, huérfano, ya que, la pérdida es inconcebible e insuperable y no existe expresión alguna, ni existen palabras para tanto dolor.

Incluso, invita a todos aquellos que no creen, a que tomen el COVID como el arma más letal e invisible que pueda existir, como una película de terror, en la que no queremos reconocer que nosotros somos los actores y que muchos, están muriendo.

Así mismo, menciona: “Levantó la voz contra el sistema de salud federal, no cuenta con los equipos necesarios para la atención de las familias. El IMSS es un sistema corrompido, quebrado y podrido desde su interior, nadie puede ayudarlo, a menos que le extirpen su propio cáncer”.

Y menciona “Daniela, has dejado un gran hueco en mi corazón, una herida que jamás cerrará, eras mi niña, la alegría, con tu risa contagiosa invadías el lugar, eras quien daba la palabra exacta en los momentos difíciles, pero sobre todo, eras una mujer de una fe inquebrantable hasta el final de tu partida”.

Dijo que uno de los médicos le comentó que cuando estaban a punto de entubarla le pidieron su autorización y ella aceptó con la condición de que le pusieran música cristiana en sus oídos, y unas horas después partió con el creador.

Y le dice: “Te amo mi niña y no me cansaré de gritarlo al cielo, pidiendo por tu alma y por qué la vida nos fortalezca para seguir adelante por tus hijos, tu esposo, tus  hermanos y mis futuros nietos, por la gran familia que somos, porque nos enseñaste a ser fuertes y a no caer, pero eso hoy estamos de pie”.

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Read Previous

Mueren 8 contagiados

Read Next

Lloran en CBTIS a Griselda Alejandra