Buenas Noticias

Por. Héctor M. Rodríguez

LA PALABRA DERROTA BORRALA DE TU VIDA, SE LE LLAMA EN TODO CASO EXPERIENCIA.

¿Cómo desarrollar esta actitud de invencibilidad y de no abandono? Para empezar, no hable nunca de derrota, ya que si lo hace, puede llegar a convencerse de aceptar la derrota.

En cierta ocasión en que lo estaba pasando personalmente mal, un hombre de la costa oeste a quien no conocía, me llamó por teléfono. Lo único que me dijo fue: «No se preocupe y no, abandone.

Yo estoy anunciando la palabra buena por usted». Antes de que pudiera preguntarle cuál era aquella «palabra buena», el hombre colgó. Y sigo sin saber a qué se refería exactamente.

Pero, de repente, me di cuenta de que no había estado pronunciando palabras buenas, sino que hablaba con pesimismo. A través de esa acción, no hacía otra cosa sino convencerme a mí mismo de adoptar una actitud derrotista y, en consecuencia, me dirigía hacia la derrota. Así pues, empecé a decir buenas palabras, palabras como esperanza, convicción, fe, victoria. Utilicé la poderosa afirmación que dice: «Puedo sí creo que puedo». Empecé actuar, a pensar y a trabajar de acuerdo con esa base.

Pruebe a hacerlo así y toda su personalidad empezará a extenderse hacia las cosas buenas… y a conseguirlas.

En un artículo, Phyllis Simolke analizó esta idea de «la palabra buena» y lo peligroso que es utilizar palabras negativas. Esta autora sugirió, por ejemplo, que se considerase la palabra no, como símbolo de una puerta que se cierra.

Esta palabra significa fracaso, derrota, retraso. Pero, deletreada al revés en inglés, on, (enchufado, conectado, en marcha) adopta una nueva esperanza. , Procure activarse realmente, empujar incansablemente hacia su objetivo, hasta que se haya resuelto su problema, la dificultad a la que se enfrente.

También llamó la atención sobre la palabra teem [«estar lleno de]. Todo parece estar «lleno de» en su vida, lleno de dificultades, lleno de lamentaciones, lleno de inefectividad.

Así pues, esta autora aconseja darle la vuelta a esta palabra inglesa para convertirla en meet [»encontrar», «afrontan]. Afronte cada problema cuando surja. Entonces ya no estará lleno de derrota y desesperanza, sino que será productivo y creativo al afrontar vigorosamente cada desafío a medida que surja.

Cambie su forma de pensar para afrontar los problemas de una forma positiva y constructiva. Y recuerde el principio de la persistencia: siempre es demasiado pronto para abandonar.

De hecho sus posibilidades de llegar realmente a dónde quiere llegar en la vida dependen a  menudo de su reacción ante un  revés que parece conmocionarlo.

 ¿Abandonará o seguirá intentándolo? Así e de sencillo.

Y lo que usted decida, decide su futuro.

Obtuvieron resultados espectaculares en  un discurso pronunciado ante una multitud de jóvenes, citó unas líneas que todo el mundo haría bien en memorizar, para vivir de acuerdo con ellas

 («The Quitter», de Robert W. Service, de Collected Poems of /Robert Service, Dodd, Mead & Co., Nueva York, 1966):

Es el no desanimarte lo que te permitirá ganar la jornada,

así que no seas cobarde, viejo compadre

y sólo usa tu aguante; ¡es tan fácil abandonar!

Lo duro es mantener alta la barbilla.

Lo fácil es llorar por haber sido vencido… y morir; es fácil arrastrarse,

pero luchar y luchar cuando ya no hay esperanzas, ¡ése es el mejor juego de todos!

Y aunque de cada penoso combate sales

completamente roto, apaleado y con cicatrices,

sólo inténtalo una vez más, porque es mortalmente fácil morir. Lo duro es seguir viviendo.

No importa el frio, la pandemia o la cuesta de Enero, tú sigue adelante.

Hasta el próximo domingo.

Fuente:

Un escrito de Norman Vincent Peale.

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Read Previous

Tus deseos para 2021

Read Next

Alejandra Ibarra festeja sus 28