Harris: entre elegancia y polémica por portada

La Vicepresidenta electa de Estados Unidos y la primera mujer de color en ocupar ese puesto, Kamala Harris, protagoniza la portada de la nueva edición de la revista Vogue, la “Biblia de la Moda”. Y lo hace con su vestimenta habitual: un traje sastre y sus clásicos zapatos tenis de la firma Converse.

Así, Anna Wintour ha decidido poner a la abogada de 55 años, nacida en California, en la portada de su publicación, como aval al nuevo Gobierno de Joe Biden. Y de allí también los títulos: “By the people, for the people. The United States of Fashion” (Del pueblo, para el pueblo. Los Estados Unidos de la Moda) y “Madam Vice President! and the New America” (¡Señora Vicepresidenta! Y la Nueva América).

Aunque ya otras mujeres de la política han aparecido en la portada de esta publicación, como Hillary Clinton, en 2016, y Michelle Obama en varias ocasiones durante el mandato de su marido, la publicación sale en un momento importante después de los disturbios que tuvieron lugar en el Capitolio de Washington.

De hecho, son dos portadas (una para la versión digital y otra para la impresa), aunque en ambos casos, Harris aparece con su código personal para vestirse, es decir, con traje sastre, uno negro realizado por Donald Deal y otro azul cielo de Michael Kors, con un estilismo de Gabriella Karefa y un escenario diseñado por Julia Wagner. También luce un collar de perlas, su accesorio favorito.

Ambas portadas han causado controversia en las redes ya que algunos usuarios afirman que están poco cuidadas, con mala luz y además los tenis se ven sucios, aunque otros han afirmado que todo es intencional y pretenden que Kamala parezca una figura cercana a la gente. Además, otros cibernautas afirmaron que con la luz se había intentado aclarar la piel morena de la funcionaria, argumento que puede ser exagerado ya que el fotógrafo encargado, Tyler Mitchell, se caracteriza precisamente por ese tipo de iluminación.

“Considero que es importante que una revista de moda ponga a un personaje político en su portada de febrero. Hay que tener en cuenta que ella así se viste normalmente, no es una modelo y su estilo es relajado y sencillo, así que lo que importa aquí es el personaje y no tanto la moda. Además, hay que tomar distancia de personajes como Melania Trump que apareció toda llena de joyas y con trajes de diseñador en una portada anterior”, comenta Aline Bortoloti, diseñadora de moda.

Sin embargo, algunos otros críticos afirmaron que, con estas fotos, se volvía a caer en un cliché de vestir a la mujer con poder solamente con trajes masculinos.

“Me encanta que Kamala Harris sea Vicepresidenta, es más, lo aplaudo, pero me encantaría verla con un vestido, o cuando menos con un saco y falda. Pero es que el outfit elegido para las portadas consolida una idea que detesto: que las mujeres poderosas tienen que emular el atuendo masculino. Creo que es una idea de los años 80 y quisiera pensar que estamos ya en un tiempo diferente”, afirma Lucy Lara, experta en moda.

En la entrevista que aparece la publicación, Kamala Harris afirma: “Siempre me digo que puede que sea la primera en hacer muchas cosas, pero me aseguraré de no ser la última. Pienso en mis pequeñas sobrinas, que sólo conocerán un mundo donde una mujer es Vicepresidenta de Estados Unidos, una mujer de color, una mujer negra, una mujer con padres que nacieron fuera de Estados Unidos”.

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Leer Anterior

Desafían semáforo rojo y hoy abren restaurantes

Leer Siguiente

Implican a Nemer en la Estafa Maestra