Argentina Blanco Fuentes: la primera Diputada Federal por Coahuila

Por: Jorge Tirzo Lechuga Cruz

Según múltiples expertas en el tema de la participación política de la mujer en México, con el otorgamiento del voto a las mujeres en 1953, no existía impedimento legal para negar la participación política al sexo femenino, aunque sí existían obstáculos para que esto sucediera, principalmente la discriminación. Debido a lo anterior, tuvieron que pasar más de 10 años para que Coahuila tuviera a una mujer entre sus representantes en la Cámara de Diputados: la profesora Argentina Blanco Fuentes.

Argentina Blanco Fuentes nació en Melchor Múzquiz, Coahuila, en junio de 1888; sus padres fueron Bernardo Blanco y María Fuentes. Quizá, amable lector, los apellidos le suenen conocidos y, esto es, debido a que Argentina fue hermana del general Lucio Blanco Fuentes, prócer de la revolución mexicana y quien llevó a cabo uno de los primeros repartos agrarios del movimiento constitucionalista.

Sus estudios elementales los cursó en Múzquiz y, posteriormente, se trasladó a la capital del estado, Saltillo, para estudiar en la Escuela Normal, donde obtuvo su titulo como profesora. Posteriormente regresó a la región carbonífera donde ejerció su profesión.

Una vez presentados los datos anteriores que, si bien son sumamente breves, sirven como bosquejo de la profesora Argentina, entremos de lleno al tema que aquí se abordará: su actuación político-legislativa.

En el año de 1964 se llevarían a cabo elecciones en todo el territorio nacional con la intención de renovar la Cámara de Diputados, la Cámara de Senadores y para elegir al Presidente de la República. Para poder llevar a cabo el proceso electoral, cada estado fue divido en distritos electorales, teniendo Coahuila cuatro, siendo las cabeceras de estos las ciudades más importantes, a saber: Saltillo, Torreón, Monclova y Piedras Negras.

La profesora Argentina Blanco fue postulada por el Partido Autentico de la Revolución Mexicana (PARM) como candidata propietaria y Juan José Elguezabal Perches como suplente por el cuarto distrito que comprendía los municipios de: Acuña, Allende, Guerrero, Hidalgo, Jiménez, Morelos, Múzquiz, Nava, Piedras Negras, Sabinas, San Juan de Sabinas, Villa Unión y Zaragoza.

De igual manera, fueron registrados como candidatos por el mismo distrito Lorenzo Burciaga Saucedo y Carlos López Padilla, propietario y suplente respectivamente por el Partido Acción Nacional (PAN); Casiano Campos Aguilar y Luis Nemesio Avalos Rovela por el Partido Popular Socialista (PPS) y Mauro Berrueto Ramón y Amado Flores Peña por el Partido Revolucionario Institucional (PRI).

El cinco de julio de 1964 se llevaron a cabo las elecciones. Según los informes brindados a la Cámara de Diputados por las autoridades gubernamentales de Coahuila, El proceso electoral se desarrolló normalmente y con apego a lo que establece la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, la Ley Electoral Federal y las instrucciones relativas de los organismos electorales que señala la propia ley. Sólo el PPS presentó una queja que, después de ser examinada por la Comisión Revisora de la Cámara Baja fue declarada improcedente.

De igual manera, una vez revisados los expedientes electorales de las 172 casillas que se instalaron en el distrito cuatro, se determinó que el triunfó era para los candidatos del PRI, Mauro Berrueto y Amado Flores, quienes no recibieron ninguna impugnación al respecto, ni de los partidos, ni de los presuntos diputados que llevaron a cabo la revisión de los paquetes electorales.

Y aquí se preguntará el lector: si la profesora Argentina Blanco Fuentes perdió la elección, ¿cómo es posible que tuviera una curul?, la respuesta se encuentra en la reforma a la Ley Federal Electoral en 1963, que dio cabida a la participación de las minorías y que se aplicaría por primera vez en las elecciones federales del siguiente año. Con la reforma, quedó establecido que: de acuerdo con el artículo 54 constitucional, fracciones III, IV y V, y con el 127, fracciones III, IV y V de la Ley Electoral Federal, además de los Legisladores electos por el sistema de mayoría, habría otros denominados Diputados de Partido (antecesores de los plurinominales actuales).

Así, por vez primera, se dio cabida a la participación de las minorías en el Poder Legislativo, pues desde años atrás e incluso en el momento que aquí se aborda, el PRI conseguía mayoría absoluta en el Congreso de la Unión. Con la aplicación de este sistema, el PAN logró obtener 20 diputados de partido; el PPS, nueve y el PARM, cinco, lo que representó poco más del 15% de los diputados que formaban parte de la XLIX Legislatura.

De esos cinco lugares con los que logró hacerse el PARM, uno le fue asignado a la profesora Argentina Blanco Fuentes, convirtiéndose así en la primera diputada por Coahuila en la Cámara de Diputados federal, tomando protesta de ley el 31 de agosto de 1964.

En cuanto a la labor legislativa de la profesora Argentina Blanco, lo cierto es que, en el Diario de los Debates, no se encontró una abundante participación. Lo que sí hay que señalar es que, durante el primer y segundo años de ejercicio de la Legislatura, formó parte de la Comisión de migración que, en conjunto con las Comisiones de Impuestos y Estudios Legislativos, participaron en la reforma a La Ley de Migración, específicamente en lo relacionado con los impuestos que los turistas deberían de pagar al internarse al país por periodos de uno a seis meses.

A lo largo de estos dos años, Argentina Fuentes formó parte de diversas Comisiones Especiales de la Cámara para presenciar distintos eventos: atestiguó el otorgamiento de la medalla “Belisario Domínguez” al revolucionario coahuilense Adrián Aguirre Benavides; participó del segundo informe de actividades del gobernador del Estado de Coahuila, Braulio Fernández Aguirre; así como de las Comisiones encargadas de informar al Senado de la República y al Presidente de la República de la instalación de la Cámara de Diputados.

Para el tercer año de trabajos, Fuentes Blanco fue electa miembro de la Comisión de Acción Social que, no está de más decir, se compuso sólo de mujeres, entre ellas las diputadas Justina Vasconcelos de Berges, Marina Núñez Guzmán, Diana Torres Ariceaga, Fidelia Sánchez de Mendiburu, Florentina Villalobos Chaparro.

En el segundo semestre de 1967, la profesora Argentina Blanco se ausentó de su trabajo legislativo, a tal grado que, cuando menos para trabajo en Comisiones se tuvo que nombrar un suplente. Aquí hay que precisar que Juan José Elguezabal, quien figuraba como diputado suplente de la profesora Argentina, nunca fue llamado para suplirla.

Finalmente, poco más de 10 días antes de concluir su encargo como diputada federal por Coahuila, Argentina Blanco Fuentes falleció el 17 de agosto de 1967 a la edad de 79 años.

Argentina Blanco Fuentes, fue el pretexto en esta ocasión para que reflexionemos sobre el importante papel que las mujeres han tenido en la construcción de la vida política de este país. Los años de lucha en busca de mejores oportunidades e igualdad de derechos han hecho que de 12 mujeres que tenía la Cámara de Diputados en 1964 y que representaban sólo el 5% de la composición total, hoy se tengan 241diputadas, es decir, el 48.2% de las curules disponibles.

Sirva pues este pequeño texto no sólo para traer a la memoria a la profesora Argentina Blanco, sino para motivar a investigadores, divulgadores y cronistas a que se adentren en el estudio de mujeres de gran valor que, a pesar de las condiciones de discriminación e indiferencia que vivieron, no quedaron ajenas a los cambios políticos y sociales del país y, por el contrario, se volvieron participes activas de la transformación de México.

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Leer Anterior

Vacuna ‘neutraliza’ nueva cepa que llegó a México.- AMLO

Leer Siguiente

Exigen con ‘cacerolazo’ reapertura de restaurantes