Dejan trauma y negación muertes por coronavirus

Vereniz Moguel Robles, Fundadora y Directora del Instituto Integral de Tanatología Psicoterapeuta, dijo que enfrentan un incremento de atención de duelos complicados.

Por Wendy Riojas

Terapeutas tanatólogos enfrentan el incremento de atención de duelos complicados, con profunda negación, por la gran cantidad de personas que no tuvieron la oportunidad de acompañar en la enfermedad a un ser querido o darle el ultimo adiós con un ritual funerario.

Así lo informó Vereniz Moguel Robles, Fundadora y Directora del Instituto Integral de Tanatología Psicoterapeuta, Master en Tanatología, duelo y sentido de la vida y Coach en Tanatología y Vida, con especialidad en psicología médica.

La especialista mencionó: “Los terapeutas tanatólogos nos estamos enfrentando a personas con duelo complicado, por las situaciones que se han presentado desde el inicio de la pandemia, por la forma en que se presenta la enfermedad, la falta de acompañamiento al ser querido y la pérdida y la oportunidad de despedirlos”.

Dijo que la negación por la pérdida de un ser querido se presenta porque lo ven entrar al Hospital-por complicaciones de Covid-19 y a cambio, reciben una caja de cenizas, provocando el pensamiento ‘debe ser una equivocación’.

En la entrevista explicó que una vez que el virus entra a la casa y toca a un ser querido, se presenta un sentimiento del miedo, a que avance, a que se agudice y/o se propague entre otros integrantes de la familia.

Y explicó: “Una vez que salta a la falta de oxigenación o entra a los pulmones se tiene que ir al Hospital, viven la pérdida del contacto, la pérdida de la posibilidad de ser acompañados y acompañar al ser querido”.

Admitió que esto empieza a crear traumas, ya que, viven muchísima angustia y piensan ¿Qué estará pasando con mi ser querido?, la espera de la llamada, la espera del mensaje por WhatsApp y el anunció de que van a intubar a un ser querido”.

Dijo que, si llega el fallecimiento, los familiares cargan un cumulo de angustia, trauma, por la vivencia de la enfermedad de Covid-19 y la muerte del ser querido, mezclando un cumulo de emociones, culpa y ansiedad.

“Para rematar, tampoco estamos teniendo la oportunidad de hacer nuestras despedidas, estos ritos y rituales funerarios a los que estamos acostumbrados y que son esenciales para darle una despedida digna a nuestro ser amado”.

Explicó que al no poder acompañarlo o visitarlo-durante la hospitalización-también les están arrancando la posibilidad de despedirlos con un ritual funerario y lo convierte en un duelo complicado.

Mencionó que todo esto agudiza la vivencia del duelo, es decir, que hay una complicación por la experiencia que vivieron con el ser querido, el no acompañarlos en su atención médica y no despedirlos.

SE AGUDIZA NEGACIÓN

Además, la Tanatóloga mencionó que se agudizó la ‘negación’ hacia la muerte del ser querido, ya que lo ven entrar al Hospital y el personal médico regresa con una caja de cenizas haciendo más difícil el proceso de duelo.

 “Para muchas personas que no tuvieron la oportunidad de acompañar al ser querido, de estar presente en la muerte y de dar el último adiós mediante rituales y ritos funerarios, por supuesto que es difícil que puedan entender ‘si, ya murió”.

Mencionó que muchas personas dicen ‘me va hablar’, ‘seguramente se equivocaron’, ‘estoy esperando que me hablen y me digan ‘no es cierto, aquí está’, agudizando la negación en los últimos tiempos.

Incluso comentó que no son días, sino meses, en los que las personas piensan ‘va a volver’, ‘se equivocaron de cenizas o de persona’, convirtiéndolo en un duelo complicado por no ver al ser querido.

La especialista admitió que tienen muchísima atención a las personas que están viviendo la pérdida de un ser querido, y que por fortuna, tienen las herramientas para dar este acompañamiento.

Sin embargo, mencionó que los ayudan a transitar por la negación, no a quitarla, ya que es una defensa para enfrentar una situación tan devastadora para el ser humano por lo que los acompañan con técnicas terapéuticas para que puedan tocar la idea del ‘sí, ya murió’.

Dijo que lo recomendable es asumir que como seres humanos somos vulnerables y que todos, hasta que las vacunas no causen efecto, podemos contraer el virus, ya que, si nos preparamos asumiendo nuestra vulnerabilidad no nos tomará de sorpresa.

“Me refiero a todo, prepararnos para ver ‘¿quién me atenderá?’, ‘¿dónde me van a internar?’, ‘Si fallezco ¿Qué pasará?, si mi ser querido se enferma y no lo puedo ver ¿Qué hago?, prepararnos para enfrentar la vulnerabilidad.

Dijo que si la persona enfrentó el virus y el fallecimiento de un ser querido, aconseja, vivirlo, ya que, la pandemia y la vulnerabilidad nos enfrenta a las emociones, es decir, la respuesta interna a todo lo que sucede o lo que pensamos.

SE VIVEN DIFERENTES DUELOS

Vereniz Moguel Robles, Fundadora y Directora del Instituto Integral de Tanatología Psicoterapeuta, mencionó que las personas viven diferentes tipos de duelo a nivel mundial por la pandemia.

“Quizá algunas personas dicen ‘yo no estoy viviendo un duelo’, ‘no he tenido la muerte de un ser querido’ pero están viviendo pérdida de la libertad, la económica, la movilidad y la posibilidad de deambular libremente.

Dijo que posiblemente son inconscientes de lo que están viviendo pero tienen movimientos emocionales que repercuten como la ansiedad, la depresión, el enojo, la violencia doméstica, intentos de suicidios o suicidios.

Y que el ser humano tiene respuestas inconscientes al miedo frente a aquello que amenaza su integridad y que tienen repercusiones en diferentes niveles conforme ven que la amenaza se acerca.

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Leer Anterior

Concluye segunda jornada anti Covid

Leer Siguiente

Arrancará en días Centro Histórico