Es el Covid el mayor reto de mi profesión

Torreón, Coahuila. – Intensa, protectora, revolucionaria e hiperactiva, pero sobre todo sensible, es como se puede describir a la epidemióloga Martha Rangel, para quien la pandemia del covid-19 le representó no solo el temor, sino el reto de descubrir desde su trinchera al virus más temido del mundo en la historia reciente y con ello la oportunidad de servir en esta guerra que no termina.

La responsable del Programa de Toma de Muestras Covid-19 en Torreón de la Secretaría de Salud en Coahuila, sostiene con orgullo la estrategia y respuesta con la que el gobernador Miguel Riquelme respondió a la exigencia del sector salud tanto en la detección, como en la atención de los pacientes, lo que le valió para ser Coahuila el primer estado elegido para el arranque de la aplicación de la vacuna de Pfizer.

Martha Irene Rangel Orona es originaria de Torreón, es la “sándwich”, así se describe, de siete hermanos.

Desde muy joven tuvo pasión por la medicina, pero también le atrajo la arquitectura, así que aplicó un examen profesional para las dos carreras y en ambas lo pasó, pero por la influencia de su familia terminó por escoger la primera.

PONER APARTE

El Dato.

¿Quién es Martha Rangel?

Su especialidad la forjó gracias a la influencia de maestros como Juan Álvarez, pues con él fue su alumna, su secretaria y asistente de muchos años, al grado que su tesis la hizo sobre un caso de brucelosis.

En un trayecto que comenzó hace 30 años cuando egresó de la Facultad de Medicina en 1990, ha laborado en la Secretaría de Salud, pero además ha trabajado en la clínica 16 del IMSS, como en el ISSSTE de Gómez Palacio como epidemióloga.

Además ocupó ese mismo cargo en lo particular en la Clínica La Amistad ubicada en Ocampo y Calle Once.

En su labor como epidemióloga le ha tocado ver casos muy relevantes de brotes de sarampión en Nueva Rosita, la aparición de la influenza A H1N1 en 2009 y lo más reciente con el covid-19, donde le tocó hacer la primera prueba PCR al segundo caso registrado a nivel nacional a una joven que llegó de Italia a finales de febrero.

¿Cuál es su orgullo?

Mis hijos, más que mi carrera, porque a mi carrera la quiero mucho y la amo y siempre le he dedicado todo el tiempo, pero con mis tres hijos he logrado hacer muy bonita familia, buenos hijos, aunque no les he dedicado todo el tiempo que debería.

Mis hijos son Jesús Jacob, arquitecto; Omar Alberto, licenciado en administración de empresas y Diego Fernando quien es paramédico, estudia medicina y labora en las ambulancias del Covid-19 del Sistema de Atención Médica de Urgencia (SAMU). Mi otro orgullo es mi esposo Jesús Jacob Alfonso Marrufo, quien es médico internista y labora en el IMSS, en la Secretaría de Salud, como en el ISSSTE.

¿De su experiencia, que representa el covid-19?

Enfrentar esta pandemia ha sido lo más importante en mi vida profesional. Pero no sólo enfrentarlo, sino vivirlo, trabajarlo, sufrirlo, porque lo he sufrido como no se imaginan y ver que esto sigue, que los esfuerzos no cesan en parar esta pandemia que nos quiso acabar, porque estoy cierta que no nos va a acabar.

Nos vamos a adaptar a las nuevas circunstancias de la buena manera de vivir, pero esto tiene que terminar. Sí. El covid llegó para quedarse, pero como la influenza, vamos a tener que controlarlo. 

¿Cómo califica su labor?

Lo básico es hacer pruebas, captar casos positivos y aislarlos, porque mientras no hagamos pruebas no sabremos dónde está el factor de riesgo y de contagio.

La base está en eso, pues la gente asintomática, lo ideal es hacerle pruebas y aislarlos, lo que rompe la cadena de contagio.

En ese reparto de responsabilidades, ¿Cómo considera que ha actuado la sociedad?

Siento que la ciudadanía no ha hecho su parte y lo peor es que hay gente que aún no cree y dice que los médicos están mintiendo y eso genera impotencia como decepción por la manera en que actúan.

De no ser epidemióloga, ¿Qué hubiese sido?

Yo estudié en la Escuela Comercial Torreón la carrera técnica de comercio. Yo era una excelente secretaria y trabajé con jefes muy importantes siendo muy joven en el Comité Administrador del Programa Federal de Construcción de Escuelas (CAPFCE) en Hermosillo, Sonora y dominaba perfectamente la taquigrafía como las secretarias de antes, entonces creo que si yo no hubiese sido doctora hubiese sido contadora, porque esa era la idea.

Sin embargo, viendo a mi padre y a mi demás familia de médicos, nos fuimos dirigiendo por la medicina.

¿Cuál es su hobbie?

La música. Me hubiera gustado mucho aprender a tocar guitarra, aprender a tocar un órgano, pero nunca tuve el tiempo porque toda la vida he trabajado.

¿Qué música le gusta y cuál es su artista favorito?

Me gusta de todo tipo de música y mi artista favorito era Rocío Dúrcal, seguida de Juan Gabriel y me encanta la música ranchera y valoro igual la música de tríos como Los Panchos y Eydie Gormé. Sé cantar, me gusta cantar y dicen que cantó bien.

¿En la cocina sólo comer o también cocinar?

Me gusta mucho cocinar. Yo he dicho que ahora que termine la pandemia, voy a pedirle a mis jefes que me den un turno de jornada acumulada, es decir laborar sólo sábados y domingos, para estar más tiempo en mi casa.

Cuando yo estoy en casa, mis vacaciones son para ponerme a limpiar, a decorar, a cambiar mis plantas, disfrutar a mi familia e irme a comer con mis amigas.

Mi platillo favorito es el huevo con frijoles, me encanta comerlo a la hora que sea. Ahora que cuando tengo invitados, hago pozole y dicen que me sale muy bueno. En época decembrina les hago pierna al horno, espagueti y quieren que lo haya yo, nadie más.

¿Obsesión o pasión por lo que hace?

Mi obsesión es que pienso que nunca hago las cosas bien y las quiero volver a hacer mejor y mejor cada vez. Soy muy perfeccionista, aunque mi padre decía que era esquizofrénica y al tiempo me convenzo que no es muy bueno, porque veo a gente que no hace las cosas muy bien y la veo muy feliz.

¿Su satisfacción?

Que hemos logrado crear una estrategia adecuada para que este programa Covid de la Secretaría de Salud en Coahuila y en particular de Torreón dé los resultados esperados al tener el mejor programa de toma de muestras de toda la República Mexicana, de ahí la elección para ser los primeros en la aplicación de la vacuna.

Comparte la noticia en:

Mauricio Sánchez

Read Previous

Chocan a ambulancia que iba al área Covid

Read Next

Detiene FGE a 2 ladrones