Cuenta PRONNIF con transparencia

Saltillo, Coah. – Para brindar transparencia y legalidad de su funcionamiento, la Procuraduría para Niños, Niñas y la Familia del Estado (PRONNIF) da cumplimiento con la información pública obligada en dos plataformas electrónicas: Coahuila Transparente y en la Plataforma Nacional de Transparencia.

La PRONNIF ha implementado mecanismos y acciones, entre ellos la capacitación al personal que maneja y tiene acceso a las bases de datos, archivos, registros y/o sistemas, para que la sociedad interesada pueda acceder a la información generada, adquirida, transformada o en posesión de la dependencia.

A su vez, la Unidad de Transparencia realiza el proceso para que la información como dictámenes financieros, convenios de coordinación, estructura orgánica, estudios financiados con recursos públicos, gastos en comisiones oficiales, indicadores de resultados, información financiera, ingresos, sueldos, normativas, etc. pueda ser consultada por la población, como lo marca la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública.

Para realizar dichas consultas, sólo es necesario ingresar a los sitios:

http://www.coahuilatransparente.gob.mx/articulos/ip_dependencia.cfm?dep=PNNF
https://consultapublicamx.inai.org.mx/vut-web/faces/view/consultaPublica.xhtml#obligaciones.

La procuradora María Leticia Sánchez Campos explicó que, de conformidad con la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública, la PRONNIF pone a disposición de la ciudadanía la información pública generada en el ejercicio de sus atribuciones como una forma de rendición de cuentas.

Sánchez Campos comentó que uno de los principales compromisos de su gestión es mejorar los procesos orientados al cumplimiento de la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública y de la Ley de Protección de Datos Personales, y muestra de ello es la profesionalización del personal responsable del área.

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Leer Anterior

Entrega Oyervides apoyos alimentarios

Leer Siguiente

La muerte de un gobernador