Muere la primera actriz Josefina Echánove

Josefina Echánove, actriz conocida por su intervención en telenovelas como Corazón SalvajeRubíLa Dueña y Cuna de Lobos, falleció este martes 29 de diciembre a los 92 años.

Por medio de un comunicado difundido por la firma Desarrollo Empresarial Integral, fue confirmada la noticia, aunque no se especifican los detalles de la muerte de la actriz, madre de la cantante María del Sol, de la periodista Peggy Echánove y del actor Alonso Echánove.

Actriz y periodista, Josefina nació en Nueva York y se vino a radicar a México desde muy joven, en donde hizo carrera en la pantalla chica.

También alternó su profesión con papeles en el cine con filmes como SantitosPerdita DurangoCabeza de Vaca y Estas Ruinas que Ves.

“A todos nuestros amigos de los medios de comunicación, agradecemos sus muestras de cariño, el respeto, espacio para la familia y amigos cercanos en estos momentos tan difíciles.

“Nos daremos un tiempo para recuperarnos de esta gran pérdida, esperando pronto retomar nuestras actividades públicas, agradeciendo siempre a Dios por sus oraciones”, indica la misiva enviada por la familia.
LA SEÑORA BUENA DE LA HISTORIA
En Cuna de Lobos personificó a Elvia San Germán; en La Dueña, a Martina, y en La Otra, fue Tomasa Lopez… Los personajes de Josefina Echánove caían bien al espectador o llamaban la atención por su juego en la trama de las telenovelas. Y es que, al final del día, era la “buena” de la historia.

Como por ejemplo cuando hizo a Remedios, en Cañaveral de Pasiones, donde jugó un papel muy importante al guardar secretos de los protagonistas del drama, protagonizado por Daniela Castro y Francisco Gattorno.

“Adoro hacer estos personajes que contribuyen a la felicidad de otros. A veces complicados, a veces muy sencillos, pero me gustan… Y me encanta el cine y las telenovelas”, dijo Echánove hace poco más de diez años.

En años más actuales, “Doña Jose”, como le decían varios de sus conocidos, habló en varias ocasiones para el canal de YouTube de su hija María del Sol, diciendo que le gustaría tener una biografía más extensa de su carrera o que ella le escribiera un libro. Adoraba la voz de la intérprete de “Un Nuevo Amor”.

Josefina alternó con todas las protagonistas de telenovelas, que en su momento fueron las grandes estrellas: Diana Bracho, en Cuna de Lobos; Verónica Castro, en Valentina; Bárbara Mori, en Rubí; y con Angélica Rivera, en La Dueña.

En los foros o en locación, siempre era la señora querida del elenco, muy conversadora y dispuesta a compartir su tiempo. Era “la abuelita” que todos querían y consentían.

Y aunque disfrutó del éxito en las carreras de cada uno de sus hijos, también sufrió mucho por las adicciones a las drogas y al alcohol de su hijo Alonso, quien hoy está postrado en silla de ruedas.

TALENTO INTERNACIONAL
Aunque diversas biografías de sitios especializados, como IMDB y Wikipedia, indican que nació en Guanajuato, su familia aclaró que nació en Nueva York el 21 de julio de 1928; falleció a los 92 años.

Como tenía la nacionalidad estadounidense, esto le abrió puertas para poder hacer filmes en Los Ángeles cuando trabajar allá era muy complicado para los extranjeros.

En cine nacional participó en los filmes Serpientes y Escaleras, con Diana Bracho y Héctor Bonilla; Por Tu Maldito Amor, con Vicente Fernández; y en Estas Ruinas que Ves, con Pedro Armendáriz Jr., entre otras.

En Estados Unidos intervino en diversos filmes de Hollywood, entre ellos, Los Gringos, dirigida por Stewart Raffill, y que protagonizaron James Brolin, Anthony Quinn y Lindsay Wagner, y Desaparecido, de Costa-Gavras, con Jack Lemmon y Sissy Spacek.

También alternó con Jane Fonda y Gregory Peck en Gringo Viejo, de Luis Puenzo; así como en Amityville 3-D, dirigida por Richard Fleischer, con Tony Roberts y Tess Harper.

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Leer Anterior

Su regalo, ver a su hija tras vacunarse contra Covid

Leer Siguiente

Renuncia Yáñez a Morena por imposición de superdelegados