Cuando el Ixtlero habla

Retomamos labores a medias

Muchos negocios optaron por no abrir este sábado, alargando las vacaciones o el puente que les pudo generar el día de la Navidad, los que sí andan bien activos son aquellos que buscan apuntarse como candidatos a la alcaldía o diputaciones federales de algunos partidos, está la repartidera de “apoyos” a todo lo que da y quienes deberían de buscar limpiar su imagen no lo hacen, no diremos nombres pero la gente ya sabe muy bien de quien hablamos.

No crean todo lo que ven en redes

Fotografías felices y abrazos que aparentan que todo está bien, así quieren darse a conocer algunos candidatos, cuando las personas saben en realidad la clase de personas que en el fondo son, se acuerdan de aquel audio filtrado de “porqué le diste cerveza a Armandito”, sí, esos son algunos candidatos.

Ganó el amor animal y la crisis

Tristes los vendedores de cuetes este año, no lograron vender lo que normalmente vendían en otros años, aún y cuando intentaron cumplir con los protocolos sanitarios, pero no, la viralización de algunos videos de perros colgados o atorados en su intento de escapar, de sus hogares, causó conmoción en las personas. “Ya son muchos los que nos hacen montón”, así lo dicen los mismos vendedores.

Visitas Covid

Durante el recorrido por alunas colonias el día 25 de diciembre, logramos ver como las personas decidieron visitar a muchos de sus familiares, con sus medidas indicadas, usando el cubrebocas, pero el peor error es decidir tomarse una foto del recuerdo, pues “vamos a quitarnos el cubrebocas” es la frase principal antes de cada fotografía. Que no les extrañe a principios de enero el número de contagios que se dará.

Fotos en familia

Muchos políticos compartieron fotos en familia, cuidando los protocolos y demás, pero el detalle está en lo que suben sus familiares, ahí se ve la realidad de las cosas, extravagantes cenas y bebidas, el real número de invitados y datos importantes, muchos desobedecieron lo que ellos mismos predican; la única que no le dio pena presumir su Noche Buena tranquila, fue a Edna Dávalos, en pijama y viendo Netflix, y sabemos el enorme sacrificio que hace y el motivo de este, pues su meta era visitar a su abuela y cuidar de su salud, un aplauso para esta transparente y solidaria mujer.

En fin, sigamos viendo lo que se da por estos rumbos, por lo pronto podemos descansar unos días del tumulto navideño, esperemos al 31 de diciembre para las compras de comida de pánico para la cena.

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Leer Anterior

Ráfagas deportivas

Leer Siguiente

Algo más que un comentario