La notalilia en verso

Por Lilia de la Fuente

“CONSOLAR”

Qué difícil es decir algo para

CONSOLAR…

Las penas que nos causaron

Ya no se pueden borrar…

Duele, duele, duele mucho,

Ya se han ido de mi lado…

Muchos de mis familiares,

Que… estuvieron, a mí atados.

Desde esa infancia tan corta,

Que estropeo a mi mundo alado.

Fue una ráfaga de luces

En ese cielo estrellado.

Como una paja al cruzar

Ese Firmamento astral.

Dejando en el pensamiento,

Un deseo no realizado…

Y que va a seguir ahí…

En mi corazón anclado…

Quisiera, estar en el viento

Y respirarlo confiada…

Aspirar del rio el aroma,

Olor a tierra mojada.

Y el verdor que huele a hierba,

Me tranquiliza y me calma.

No solo limpia la vida…

TAMBIEN PURIFICA EL ALMA.

X

Qué difícil es decir…

Y vivir y consolar…

Cuando se muere o se va,

Sangre del mismo papá…

Y de la misma mamá.

Y más cuando estas

Tan cerca de ese camino vencido

 Al llegar justo a la meta,

Entraras ya convencido…

Que es el final de la vera…

Cuando ya se ha recorrido.

Ha llegado Navidad,

Y nace una estrella nueva.

Un Lucero refulgente…

Que hace la noche más bella.

En un pesebre de paja…

De madera y leños secos,

Esta el niño que ha llegado,

A este mundo de pecado

A traer Paz y perdón…

Y un excepcional secreto…

EL REINO, ESTÁ AQUÍ

EN LA TIERRA,

NO LO BUSQUES EN EL CIELO.

NAVIDAD, el gran mesías JESUS.

 Vino a unir…vino a juntar…

Los Corazones heridos…

Que buscan AMOR Y PAZ.

X

HIJOS INGRATOS

Hijos ingratos.  Los que

Muchas veces le dicen a sus

Madres fríamente…

¡Al mundo me trajiste

Por tu ganas!…

¡Yo no te lo pedí!

¿Está consciente?

Me tienes que vestir

Con ropa fina, para poder

Cumplir en ese ambiente. La sociedad

Exige muchas cosas y reuniones

Con gente prominente.

Escogí una carrera muy difícil…

No puedo… trabajar al mismo

Tiempo. Si haces Pasteles, remiendas

LAVAS, PLANCHAS. ¡CUANDO

Termine!  ¡Ya verás! será otro

Cuento.

En el asilo de ancianos hay viejitas

Que los hijos recluyen sin pensar

Que esa madre les dio toda la vida

Y después… las olvidan…

Y después, las olvidan sin piedad.

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Leer Anterior

Opinión

Leer Siguiente

Ráfagas deportivas