A ritmo desproporcionado, mata coronavirus a hispanos

Nueve de cada 10 habitantes de El Paso que han muerto de COVID-19 son hispanos, una tasa desproporcionadamente alta incluso para una comunidad predominantemente hispana.

Desde los primeros días de la pandemia, las personas de raza afroamericana y los hispanos han sido los más afectados por el COVID-19. 

Los datos más recientes de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) muestran que, a nivel nacional, los hispanos tienen cuatro veces más probabilidades de ser hospitalizados que los blancos no hispanos y casi tres veces más probabilidades de morir.

“La raza y la etnia son marcadores de riesgo para otras afecciones subyacentes que afectan la salud, incluido el estado socioeconómico, el acceso a la atención médica y la exposición al virus relacionada con la ocupación, por ejemplo, trabajadores de infraestructura de primera línea, esenciales y críticos”, dice la CDC.

En el condado de El Paso, los hispanos tienen muchas más probabilidades de morir de COVID-19 que los blancos y los afroamericanos no hispanos, según datos de los CDC.

Pero quién está muriendo de COVID-19 en El Paso. Para comprender mejor el impacto del COVID-19, es útil analizar las muertes en esta ciudad antes de la pandemia.

Tendencias de muerte pre-pandémicas

Los hispanos comprenden aproximadamente el 83 por ciento de la población del condado de El Paso y aproximadamente el 78 por ciento de la población mayor de 65 años, según la Oficina del Censo de Estados Unidos.

Desde los años 2010 al 2018, el año más reciente disponible, los hispanos representaron entre el 70 por ciento y el 75 por ciento de todas las muertes en el condado de El Paso, según datos de los CDC.

Los decesos en El Paso han aumentado de manera constante desde 2010, a pesar de que la población no ha aumentado desde 2012. Eso se debe en gran medida al envejecimiento de la población.

Las Muertes en 2020

Con base en las tendencias recientes, El Paso habría esperado alrededor de 6,000 muertes en 2020, sin la pandemia.

La CDC reportó casi 6,800 muertes en total en el condado de El Paso entre el 1 de febrero y el 12 de diciembre, incluidas 1,358 muertes por COVID-19. La agencia dice que es un recuento insuficiente de las muertes reales porque se basa en los certificados de defunción, que a menudo no se producen hasta días o semanas después de la muerte.

Según las tendencias históricas, es probable que el condado de El Paso tuviera alrededor de 500 muertes en enero, antes de la pandemia. Los datos de los CDC sugieren que El Paso tendrá más de 8,000 muertes en total este año, o alrededor de 2,000 más de lo esperado según las tendencias históricas. 

El Departamento de Salud Pública de El Paso ha informado casi 1,900 muertes confirmadas o sospechadas por COVID-19 hasta el pasado sábado.

Los hispanos representaron aproximadamente tres de cada cuatro muertes no causadas por COVID en El Paso entre el 1 de febrero y el 12 de diciembre, según datos de los CDC. Eso está en línea con las tendencias de muerte en los últimos años.

Pero los hispanos representaron nueve de cada 10 muertes por COVID-19.

La tasa de muerte de COVID-19 entre los hispanos de El Paso es 49 por ciento más alta que la tasa de muerte de sus las personas de raza blanca no hispanos, a pesar de que la edad promedio de los hispanos es más de cinco años, o 17 por ciento menor que la edad promedio de los no hispanos.

Las personas afroamericanas de ascendencia no hispana en El Paso tienen una tasa de mortalidad por COVID-19 mucho más baja que los hispanos o los blancos no hispanos, en contraste de la tendencia nacional. Muchos afroamericanos en El Paso tienen vínculos con el ejército, ya sea en servicio activo, dependientes o jubilados.

Cómo nos comparamos

Los condados de El Paso e Hidalgo en Texas, ambos condados fronterizos con poblaciones predominantemente hispanas, tienen las tasas de mortalidad más altas de todos los condados urbanos (más de 500 mil personas) al oeste del río Mississippi. 

Todos los demás condados urbanos que se encuentran entre los 25 índices de muerte por COVID-19 más altos se encuentran en la costa este, que se vio muy afectada en los primeros días de la pandemia, antes de las mejoras en los tratamientos.

El condado de Hidalgo, donde McAllen es la ciudad más grande, ha tenido 217 muertes por COVID-19 por cada 100 mil residentes a mediados de diciembre. 

La tasa de mortalidad por COVID-19 de El Paso es de 171 personas por cada 100 mil habitantes. El condado de Hidalgo tuvo uno de los peores brotes de COVID-19 del país durante el verano; El condado de El Paso tuvo uno de los peores brotes en el otoño.

Después de los condados de Hidalgo y El Paso, la tasa de mortalidad más alta en un condado urbano al oeste del río Mississippi es el condado de Jefferson, Colorado, con aproximadamente 102 muertes por cada 100 mil habitantes. 

La siguiente tasa de mortalidad más alta en un condado urbano de Texas es el condado de Bexar (San Antonio), otro condado predominantemente hispano, con aproximadamente 80 muertes por cada 100 mil personas, menos de la mitad de la tasa de mortalidad de El Paso.

Datos del Condado de El Paso 

Los indicadores clave de El Paso continúan disminuyendo desde el pico de noviembre, aunque las cifras de contagios siguen siendo altas.

El número de nuevas infecciones en la última semana cayó por debajo de tres mil casos por primera vez desde principios de octubre.

Los funcionarios de salud locales continúan recibiendo notificaciones del estado de casos de semanas anteriores que no se informaron anteriormente. Estos números están sujetos a actualizaciones.

La tensión en nuestro sistema hospitalario también continúa disminuyendo. El número de pacientes con COVID-19 en unidades de cuidados intensivos cayó por debajo de 200 pacientes por primera vez desde el 26 de octubre. El número de pacientes con COVID-19 en hospitales debería caer por debajo de 500 en los próximos días, la primera vez que esto sucedió fue la segunda semana de octubre.

Sin embargo las muertes por COVID-19 continúan disminuyendo pero siguen siendo terriblemente altas. El condado de El Paso ha tenido más de 100 muertes por COVID-19 durante ocho semanas consecutivas.

El recuento de muertes confirmadas por COVID-19 en la ciudad está muy por debajo del número real de muertes porque a menudo lleva semanas confirmar tales decesos. 

El Paso Matters calcula las muertes cada semana sumando el cambio en las muertes confirmadas y las presuntas muertes por COVID-19. Esa es la medida más precisa disponible según los datos publicados por la ciudad. 

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Leer Anterior

Depositará EU segundo estímulo económico a familias la próxima semana

Leer Siguiente

Para fin de año, inmunizarán a más de 1 millón de texanos