La inmaculada percepción

Por Vianey Esquinca

El nacimiento según López Obrador

• “¿Cuál es el papel de José en el nacimiento?”.

Cuenta la historia que, tratando de llevar una buena noticia de fin de año al país, Alfonso Romo, ya como asesor de Andrés Manuel López Obrador, le sugiere al mandatario hacer un nacimiento en el Zócalo capitalino e invitar a políticos de diversos partidos y a empresarios a formar parte de la representación, para mandar un mensaje de paz, unión y amor a todos los mexicanos.

“Señor Presidente, lo que buscamos es hacer la representación del nacimiento de Jesús desde el momento que Herodes manda matar a todos los niños”, “En México ya no hay masacres ni torturas ni desapariciones”, responde enojado el morenista.

“Bueno, señor, es que no se trata de México, sino de Israel, ya sabe, Belén”, responde Romo, “Peor, México no va a entrometerse por ningún motivo en asuntos internos de otros países”, contesta. “Hablamos del evangelio según Mateo, señor Presidente, donde dice de que Herodes está detrás de la matanza de los inocentes”, “Hay que tener cuidado, si tenemos un problema con un gobernante no hay que llevarlo al terreno personal. En la medida de que se vayan acercando las elecciones van a venir aquí a decir que el gobernador fulano de tal está haciendo esto con propósitos políticos electorales”.

Alfonso Romo respira profundo y continúa sin hacer mucho caso a las palabras del tabasqueño. “Estábamos pensando invitar a políticos de todos los partidos, incluso a los gobernadores de oposición y los que forman la alianza federalista”, “Siempre y cuando no haya politiquería. Porque imagínense que se utilice el nacimiento con propósitos partidistas”, señala el Ejecutivo.

“Seríamos cuidadosos, necesitamos definir personajes de la escenificación”, “Eso es muy sencillo, Marcelo Ebrard podría representar a Melchor, Gaspar y Baltasar, sólo que no serán reyes, eso se acabó. No somos iguales, no más privilegios, ahora serán siervos de la nación y en lugar de oro, incienso y mirra, regalará una tarjeta de Bienestar, una beca de Jóvenes Construyendo el Futuro y un contrato con Pemex”.

“Irma Eréndira Sandoval podría ser la virgen María”, continúa organizando el mandatario mexicano, “¿Por qué es mujer?”, “No, porque siempre hace como que la virgen le habla; el pastor que lleva a los borregos y a los bueyes, Ricardo Monreal, que ya tiene mucha experiencia en eso, y si queremos más animalitos, vayan al Congreso y pídanle ayuda a Morena… ¿Cuál es el papel de José en el nacimiento?”, “Pues en el nacimiento es sólo observador”, “Ah, entonces cualquier secretario de Estado puede servir. El Mesías podría ser yo”, “Pero, señor”, protesta Romo, “requerimos un bebé”.

“No hay evidencia científica en México ni en el mundo que muestre que el Mesías era un bebé. Además, la fuerza del Presidente es moral, no es una fuerza de longevidad”, sale a la defensa de López Obrador, el subsecretario de Salud Hugo López Gatell”.

“¿Quién va a costear toda la representación?”, “Bueno, estamos en eso señor”, “Es muy fácil, hagamos una rifa del nacimiento de Jesús de Nazaret”, “Señor, no podemos rifar el nacimiento”, “Por supuesto que sí, que los empresarios compren el 50% de los cachitos, los funcionarios del gobierno el 30% y el resto quien quiera”. Ante eso, Alfonso Romo se da cuenta que, una vez más, no podrá convencer al Presidente y decide irse nuevamente a su rancho y a montar.

 Felices fiestas

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Leer Anterior

Tiene Coahuila nueva Ley de Vida Silvestre

Leer Siguiente

Número cero