Este 21 de diciembre se verá “Estrella de Belén”

En el cielo podrá contemplarse una luz parecida a la que vieron los Reyes Magos.

Por Rocío de Jesús

Esta Navidad podremos ver una luz en el cielo parecida a la que contemplaron los Reyes Magos. La última vez que ocurrió un espectáculo como éste fue en el año 1226. El siguiente avistamiento de la estrella de Belén será alrededor del 2080.

Por primera vez desde la Edad Media, una rara alineación astronómica creará una luz extraordinariamente brillante en el cielo. Se compara con la Estrella de Belén que guió a los Reyes Magos hasta el recién nacido Jesús.

El fenómeno tendrá lugar el 21 de diciembre, durante el solsticio de invierno, cuando Júpiter y Saturno se acerquen para crear un espectáculo único en el cielo.

Un informe de la revista Forbes, explica que la conjunción entre Saturno y Júpiter ocurre una vez cada 20 años. Sin embargo, lo que hace que la conjunción de este año sea única es la posición de la Tierra, que hará que los dos planetas parezcan incluso más cercanos de lo habitual. En los días previos al solsticio, los planetas serán visibles y parecerán acercarse el uno al otro.

En el hemisferio norte la conjunción será más visible del 16 al 25 de diciembre y, en el hemisferio Sur solo se verá el 21 de diciembre, día del solsticio de invierno. Esa noche, los dos planetas aparecerán tan juntos que parecerán una masa enorme. Se creará una cantidad extraordinaria de luz que rivalizará con la de la luna llena.

En una declaración publicada por la Universidad Rice, el astrónomo Patrick Hartigan señaló que la última vez que Júpiter y Saturno estuvieron tan estrechamente alineados fue el 4 de marzo de 1226.

Explicó que el “planeta doble” se verá más fácilmente sobre el horizonte por el suroeste. Hartigan dijo:

“Para cuando el cielo esté completamente oscuro en Houston, por ejemplo, la conjunción estará a solo 9 grados sobre el horizonte, verlo sería posible si el clima coopera y tiene una vista despejada hacia el suroeste”.

El informe de la Universidad de Rice señaló que la conjunción se verá más claramente durante 20 a 30 minutos después del crepúsculo. Hartigan aconsejó a los observadores de estrellas que escogieran sus lugares de observación con anticipación, para presenciar el evento antes de que se hunda en el horizonte. Cuanto más al norte se encuentren los espectadores, menos tiempo tendrán para presenciar el evento.

La fecha de esta conjunción es tan cercana a la Navidad que muchos la comparan con la Estrella de Belén, que guió a los Magos al lugar del nacimiento de Jesús. Si bien la narración bíblica no da ninguna indicación sobre los orígenes de esta estrella guía, Mark Collins de News4Jax reflexiona que podría haber sido una supernova, o quizás incluso una triple conjunción de Júpiter, Saturno y Venus.

Si se descuidan, no lo podrán ver” advierte el astrónomo  Pablo Lonney

No, la Estrella de Belén no “iluminará” los cielos. Y si se descuidan, ni la conjunción podrán ver, no esperen hasta el 21 para buscarlos, ¡encuéntrenlos ya!

Debido principalmente al movimiento de la Tierra, es que vemos cómo disminuye el ángulo que separa a Júpiter y Saturno. Y cada día que pasa, estamos más lejos de ellos, su brillo disminuye.

Y cada día que pasa, aparecen más cerca del horizonte suroeste: compiten con la luz del atardecer. No se esperen hasta la tarde del 21 de diciembre para buscarlos. ¡Encuéntrenlos ya!

Es importante que tengan noción de su posición y brillo desde ahora. Habrá gente que la noche del 21 busque “la estrella de Belén” sólo para darse cuenta que los planetas ya se ocultaron y que no se veía tan brillante como en las postales navideñas que están usando malamente, para ilustrar este evento.

La simulación aquí mostrada es cómo se verán aún en los telescopios más modestos, pero no es indispensable tener telescopio. A simple vista o con binoculares podemos disfrutar esta maravillosa conjunción.

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Leer Anterior

Contemplan a profesores próximos a ser vacunados

Leer Siguiente

Demanda víctima de asalto cerrar “pasillo de la muerte”