De último minuto, evitan cierre del Gobierno federal

Washington— El viernes por la noche, el Congreso aprobó una extensión de dos días en la financiación del Gobierno federal para dar a los legisladores más tiempo para resolver los puntos conflictivos restantes en un paquete de ayuda para el coronavirus de 900 mil millones de dólares, que incluye apoyos fiscales de entre 600 y 700 dólares por contribuyente.

La medida fue aprobada rápidamente en cuestión de horas tanto por la Cámara como por el Senado el viernes por la noche. El presidente Trump aún tenía que firmar la medida para convertirla en ley.

El líder de la mayoría de la Cámara de Representantes, Steny Hoyer, demócrata de Maryland, dijo el viernes por la noche que “todavía hay algunos problemas importantes pendientes” en el camino de un acuerdo de alivio del coronavirus. Hoyer agregó que los legisladores de la Cámara no deberían esperar votar antes del domingo a la 1 p.m. La medida de financiación de dos días fue aprobada por la Cámara por un margen de 320 a 60 votos.

Todos los votos negativos provinieron de los legisladores republicanos y el representante Justin Amash, libertario de Michigan.

El paquete de estímulo en discusión incluiría cheques de estímulo de 600 dólares para millones de estadounidenses, 10 semanas de ayuda para el desempleo, 330 mil millones de dólares en ayuda para pequeñas empresas, dinero para la distribución de vacunas y financiamiento para una variedad de otros programas. Deja de lado la ayuda a ciudades y estados, así como un escudo de responsabilidad para las empresas que buscan protección contra demandas en las que los republicanos habían insistido.

La medida fue aprobada por unanimidad en el Senado. El senador Bernie Sanders, independiente de Vermont, suspendió temporalmente la votación y en el Senado instó a los legisladores a aprobar otra ronda de pagos de estímulo, pero rápidamente retiró sus objeciones después de un breve discurso.

Los líderes del Congreso seguirán trabajando en el paquete de estímulo más grande con la esperanza de anunciar un acuerdo, posiblemente tan pronto como el viernes por la noche, según dos personas que hablaron bajo condición de anonimato para describir la planificación interna. El proyecto de ley de gastos a corto plazo les da a los legisladores tiempo para revisar el proyecto de ley antes de votarlo durante el fin de semana o al comienzo de la próxima semana.

La duración de la medida provisional y el anuncio de Hoyer de las votaciones dominicales aumentan la probabilidad de que a la gran mayoría de los legisladores se les pida que voten sobre un proyecto de ley que gasta más de 2 billones de dólares y que probablemente tenga cientos de páginas con sólo horas para revisarlo.

Cuando se le preguntó sobre la apariencia de llevar a cabo una votación tan rápida, Hoyer dijo que no estaba “tan preocupado como por la óptica de miles de personas en las filas de alimentos y millones de personas preocupadas por cómo van a pagar el alquiler… ¿Cómo van a sobrevivir al día siguiente? Estoy mucho más preocupado por eso”.

El senador John Thune, republicano por Dakota del Sur, el segundo en el escalafón de su partido en el Senado, dijo a los reporteros el viernes por la tarde que las expectativas de un acuerdo al final del día reflejaban “un triunfo de la esperanza sobre la experiencia”. Los líderes del Congreso hicieron un esfuerzo final para cerrar las negociaciones y acordaron informalmente tratar de resolver todos los desacuerdos antes de las 5 p.m. del viernes (3 p.m. en El Paso), pero esa fecha límite pasó sin ningún anuncio de nuevos avances.

Los legisladores esperaban que la presión del cierre inminente forzaría un compromiso sobre la legislación de estímulo, pero parecieron reconocer el viernes por la tarde que era poco probable que se llegara a un acuerdo sobre el paquete de ayuda antes del final del día.

Los legisladores esperaban introducir la iniciativa de ley de ayuda tan pronto como el jueves, pero se han retrasado por numerosos temas polémicos, en particular un impulso del senador Patrick Toomey, republicano de Pennsylvania, para frenar la autoridad de préstamos de emergencia de la Reserva Federal. Tampoco han establecido cuántas semanas financiar los beneficios por desempleo, aunque los asesores habían dicho anteriormente que la ayuda por desempleo se financiaría durante 10 semanas bajo el compromiso emergente.

Los expertos en presupuesto dijeron que el impacto de un lapso sería casi seguro mínimo si el Congreso puede aprobar el acuerdo de financiamiento del Gobierno antes del fin de semana. La nación enfrentaría una interrupción mucho más significativa si el cierre federal continuara el lunes, cuando las órdenes de cierre entrarían en vigor.

Los legisladores también enfrentan una serie de plazos económicos, particularmente si aprueban una medida provisional hasta la próxima semana. Se prevé que la ayuda por desempleo para 12 millones de estadounidenses desempleados y una moratoria sobre los desalojos caduquen para fin de mes, junto con un beneficio federal de licencia familiar remunerada y otras protecciones federales.

McConnell se mostró optimista el viernes por la mañana sobre el estado de las negociaciones y expresó optimismo de que se podría llegar a un acuerdo. Los legisladores también se han mantenido divididos sobre si extender una moratoria federal de desalojos; criterios de elegibilidad para el alivio de pequeñas empresas, y la estructura de las prestaciones por desempleo, entre otras disposiciones.

“Las conversaciones siguen siendo productivas. De hecho, soy incluso más optimista ahora que anoche de que un marco bipartidista y bicameral para un importante paquete de rescate está muy cerca”, dijo McConnell. “El Senado estará aquí hasta que se apruebe un acuerdo, cuando sea que sea”.

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Leer Anterior

Compradores saturan malls pese a advertencias

Leer Siguiente

¿Héroe o traidor?