En la Opinión del Flaco

Presenta Con el tiempo 

Por Josué Gabino Jiménez Flores

Una infancia como cualquier niña fue la que disfruto Laura, desde pequeña se caracterizo por su amabilidad, con el paso del tiempo, Laura fue creciendo y aprendiendo las recetas de cocina y elaboración de dulces que desde generaciones atrás habían permanecido en su familia. Cada día al salir de la escuela, regresaba por el antiguo camino real hasta su hogar, disfrutando de la sombra de los enormes nogales y del canto de los ruiseñores, siempre se encontraba con Doroteo un joven campesino que apoyaba en las labores de la huerta familiar, que cada tarde al pasar Laura, el le regalaba alguna fruta de temporada con la que ella elaboraba conservas y deliciosos dulces siguiendo la receta secreta del viejo libro de la bisabuela Camila.

Cada tarde las mujeres de la casa se reunían a realizar dulces, conservas y pan, siguiendo las instrucciones del viejo libro de la bisabuela Camila, esos momentos eran sagrados e inolvidables pues realizaban con un nuevo toque otras recetas que escribían en el libro que en un futuro pasaría a la siguiente generación.

Así eran las tardes en familia, llenas de consejos, de alegría y por supuesto cada día era el reformar cada receta del viejo libro.

Al cumplir Laura 18 años con gran inquietud platico con sus padres de crear un negocio donde comercializar los dulces, hablo con ellos de la importancia de compartir con el pueblo lo rico y delicioso de los dulces que venían elaborando solo para los integrantes de la familia, la madre desconcertada le dijo que ese libro de recetas solo era para ellos, la joven los convenció y se cumplió su sueño, empezó la historia de Dulces Doña Camila.

El apoyo de todos los integrantes de la familia fue la base para que el negocio repuntará de inmediato, teniendo visitantes de todos los municipios de la región Centro Desierto, que disfrutaban de los dulces de leche con nuez, dátiles de chabacano, rollos de coco, rollos rellenos, dulces de higo, conitos de cajeta, cajeta de ciruela, conserva de duraznos, entre otros.

Los padres de la joven nunca imaginaron que el abrir el libro de recetas de la bisabuela para que el pueblo disfrutara de los dulces que solo habían sido degustados por la familia tendría el éxito que estaban logrando, ellos platicaron a solas de la visión de su hija Laura, coincidieron que el egoísmo y el guardar la información del viejo libro nunca les hubiera permitido ver las sonrisas de los niños y niñas que acudían a la tienda a comprar y disfrutar de los ricos dulces.

Con el paso del tiempo la tienda de dulces creció a pasos agigantados lo que mejoro la economía de la familia y permitió que apoyaran en un sin fin de actividades de labor social en la comunidad. El viejo libro de recetas de la bisabuela Camila rendía frutos.

El entusiasmó de Laura le permitió a la familia el crear su propio negocio, su esfuerzo en cada labor diaria y su actitud positiva les llevo a cumplir su objetivo, los invito a que generemos el entusiasmo en nuestras familias e hijos para crear vidas exitosas en cada uno de ellos, deseo un excelente domingo en familia.

Síganme los Buenos en Redes Sociales

Twitter @josuegjimenez

Facebook Josué Gabino Jiménez Flores

Snapchat e Instagram josuegjimenez

Whatsapp 866 100.71.92 Ó escríbeme a joshua_tec1@hotmail.com

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Leer Anterior

Primera Comunión de Elena

Leer Siguiente

Mejores Momentos