La notalilia en verso

Por Lilia de la Fuente

Navidad Covid

Los días siguen pasando
Y llegará navidad…
Esta será diferente…
¡Pero mucho! a las demás.
Yo estoy en la lista negra…
Donde están los más de 80.
Y si a eso le agregamos COVID…
Estamos en cuerda floja…
Solo pido a DIOS paciencia.
X
En millones de habitantes, está
La huella COVID…
Muchos perdieron a sus padres,
Y eso nos hace sufrir.
Niños perdieron la vida
Miles y miles de ABUELOS,
Nos dieron la despedida.
Y van a seguir muriendo,
Más y más, día tras día.

¿Seguirá la Cuarentena?
¿Y el dolor en esta vida?
No veremos a la Abuela,
Su canto, su algarabía…
Pero seguimos aquí…
Recordando… su alegría.

Vi pasar frente a mi casa
A una mujer sureña…
Con un bebe entre sus brazos.
Atrás iba un muchachito
De la mano del PAPÁ
Dijeron que iban de paso,
A buscar un buen trabajo
En un Rancho o por allá.
X
Se veían tan cansados
PIDIERON UNA LIMOSNA.
Les pregunté ¿Ya comieron?
Nos dieron PAN en la Fonda.
Eso contestó el señor…
La mujer dijo en su lengua
Mayu, mayu jaca la…
Y VOLTEO Y LUEGO ME DIJO
“Lo que sea su voluntad”
Les dije siéntense ahí…
Regrese con la comida…
TAQUITOS DE POLLO FRITO
Y les di agua de sandía…
Después unos centavitos
Vi DOLOR Cuando comían…
X
¿HA DONDE VAN POR QUE AHORA?
El frio fuera de casa…
La mujer me contestó
No nos quedó ni una tasa…
La inundación nos dejó
A miles, sin pan, sin Casa.
X
Ana maría Benites
Llegó de TABASCO ayer…
Les dije ¿quieren un techo
Para Dormir esta vez?
El señor dijo es temprano
Seguiremos avanzando…
El rancho está en el potrero
De un señor… y nos están ESPERANDO.
ESTA CERCA DE CANDELA…
Y en un aventón Llegamos.
Los vi partir, se alejaron…
Sentí mis ojos llorando…
Yo tenía todo, todo…
Y DI GRACIAS SUSPIRANDO.
¡Quiero saber que se siente!
¡Ser como ellos una vez!
QUEDARME SIN EL JACAL…
Y sin comer varios días,
Y mirar a mis hijitos…
Y YO SINTIENDO UNA HERIDA…
Por eso me gusta el norte…
TRABAJO, SEGURIDAD…
COAHUILA ES UN GRAN ESTADO
“No lo podemos negar”

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Leer Anterior

Uso de Razón

Leer Siguiente

Cuando el Ixtlero habla