Le mutilan mano por reacción de medicina

El señor José Martín Montes junto a su esposa Guadalupe García, requiere el apoyo para conseguir medicinas y pañales.

Por Luis Ángel Estrada

La señora Guadalupe García Montes, afronta una situación complicada ya que no cuenta con los recursos necesarios para atender a su esposo José Martín Montes de 57 años de edad, quien lamentablemente hace siete meses sufrió la pérdida de su mano debido a que estuvo tomando un medicamento de nombre Perixon, dañándole dicha extremidad del cuerpo.

Este medicamento lo consumía debido a la artritis que se le presentó, además de padecer de soplo en el corazón, presentando dos infartos en los últimos meses; considerando que ha sido difícil ya que no trabaja y requiere de medicamentos y pañales.

“La verdad es que sí he batallado mucho, se juntó lo de la pandemia con la enfermedad de mi esposo a él le amputaron la mano hace como siete meses, yo no puedo trabajar porque después lo dejaría solo”.

La vecina de la colonia Las Moritas señaló que su esposo presentó problemas de artritis, complicándose la situación y se le tuvo que amputar la mano, derivado de una infección que le cayó en dicha extremidad del cuerpo, mientras tomaba las pastillas de perixon, se fue complicando la situación y se tuvo que realizar la amputación, “mi esposo empezó a tomar el medicamento y le salían unas bolas muy grandes, el dolor era fuerte hasta que tuvieron que quitarle la mano”.

Dijo que su esposo laboraba como operador de transporte público en la ruta de la Carranza, lamentablemente no tenía seguro y no pudo obtener pensión, por lo que consulta en el Seguro Popular.

Comentó que tiene dos hijos, una mujer y un hombre, viviendo este último con ellos, trabaja en una panadería y le ayuda en el cuidado y aseo del señor José Martín, mientras que su hija acude frecuentemente para ver la salud de su progenitor.

En relación a cómo actúan cuando su esposo llega a presentar complicaciones, Guadalupe García comentó, “desde que está lo de la pandemia, a veces me lo quieren mandar a la Clínica 7 y mejor decido que se quede en casa, aquí me encargo de ponerle fomentos de agua y le va bajando la temperatura, lo meto a bañar”.

Agregó que requiere medicamentos como vidaxil, diclofenaco, espironolactona, midolan, celecoxib y biotrivin; así como pañales, siendo lo que actualmente está tomando su esposo.

Aunado a la enfermedad que presenta su pareja, tiene que hacer las labores diarias de la casa, cocinando al exterior de su domicilio, al no contar con estufa, tiene que prender una fogata para la elaboración de los alimentos, acudiendo a una cuadra de su casa por madera que les regala una empresa cercana a la colonia a todos los habitantes que no cuentan con lo indispensable para poder cocinar.

Añadió que mantiene limpia siempre el área donde se encuentra su marido, llevándole el kit de limpieza su hija, esto para evitar alguna otra enfermedad, tanto a su pareja como a ella y a su hijo.

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Leer Anterior

No cuenta el IMSS con tratamientos de cáncer

Leer Siguiente

Enfrentan en Las Moritas pandemia y suma pobreza