El oficio de llevar las buenas nuevas

Jesús Armando López, lleva 35 años como cartero.

Por Luis Ángel Estrada

Castaños, Coahuila.- A pesar del avance tecnológico, los accidentes recurrentes como las mordidas de perro; el oficio de ser cartero es algo muy apasionado y gratificante, así lo señaló Jesús Armando Terrez López, quien es el encargado de dejar las correspondencias en este municipio, y como cada año estará trabajando en el Día del Cartero.

Señaló que cuenta con 52 años de edad, dedicando 35 años al Servicio Postal Mexicano, resaltando que el motivo principal de ser cartero es que su padre también ejerció dicho oficio, lo mismo que su hermano, trabajando juntos actualmente, siendo su familiar el encargado de las oficinas de correspondencia.

“Yo veía a mi padre que salía de la casa, abordaba la motocicleta y empezaba a repartir la correspondencia en los diferentes hogares; la verdad es que esto es un oficio muy bonito, noble y sencillo y hay que tener mucho respeto hacia la sociedad ya que uno como servidor público tiene que dar el mejor servicio a la ciudadanía”.

Se dijo estar contento por ese bendito trabajo y que con el paso de los años el oficio se ha mantenido, considerando el propio Jesús Armando que para él el correo jamás se va a acabar a pesar de los avances tecnológicos.

Agregó que es el encargado de hacer llegar a la población castañense todo tipo de correspondencia desde los recibos telefónicos, paquetes, incluso en los últimos días les ha estado llegando productos provenientes del continente asiático.

“Me gusta el interactuar con la gente a la que le dejo su respectiva correspondencia, es algo muy bonito el ver los rostros de satisfacción cuando reciben una carta o producto de un familiar que se encuentra lejos y me lo hacen saber”.

Reconoció que en ocasiones se tarda en llegar la respectiva correspondencia ya que es la única persona que reparte, pidiendo disculpas a los habitantes castañenses; resaltando que en el 2006 hubo un reajuste y solamente él se quedó, además de que hay veces que recibe ayuda del personal de Monclova.

“Hoy en día Castaños es muy grande, nos llegan alrededor de 3 mil recibos telefónicos y la verdad para uno solo sí es un buen trabajo, por fortuna cuento con el apoyo de mis colegas de Monclova”.

Detalló que ha tenido malas experiencias al andar recorriendo las calles en la motocicleta para realizar la entrega a los ciudadanos al sufrir las mordeduras de los perros y de severas caídas pero por fortuna no han sido de consideración y le han permitido el seguir laborando.

En relación a la pandemia, el entrevistado comentó que jamás ha dejado de trabajar y sigue con el protocolo sanitario, agradeciendo a Dios por tener buena salud, además de gozar con todas las prestaciones, resaltando qué hay cartero para mucho rato.

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Read Previous

Hace Correos 120 mil entregas mensuales

Read Next

Contra lo que se cree reduce delito de robo