Cuando el Ixtlero habla

No hace caso la gente, ya no culpemos a los comerciantes, ellos tienen la necesidad de abrir sus negocios para solventar sus necesidades económicas, principalmente pagar rentas, comida y servicios en sus hogares, pero el día de ayer la población se excedió, al menos en Arteaga, se vieron mal, niños, adultos mayores y todos como si la pandemia no existiera, recuerden que ya superamos el 60 por ciento de la capacidad hospitalaria en la región.

Una cosa es que las autoridades hagan lo posible por controlar el uso del cubrebocas, el que los negocios cuenten con sus geles antibacteriales y demás protocolos de sanidad, pero contra la multitud no se puede, compras un elote y no te lo comes con la mascarilla puesta.

Algo va terminar mal si seguimos exponiéndonos así, la gente sigue confiada ante la excelente respuesta que tuvo el Gobierno del Estado ante la fase uno de la pandemia, pero un rebrote podría salirse de control y obligar a las autoridades a tomar medidas más drásticas.

Lo que si nos dio gusto es que Arteaga sigue innovando, el turismo mantiene fuertemente a gran parte de la población de este municipio, tan así que han modernizado los alojamientos, el pueblo tiene ya su Glamping o Domo, como los que tiene Nuevo León, a tan solo una hora de Ramos Arizpe y Saltillo, eso sí, vas a tener que esperar para encontrar fecha disponible, pues solo hay una, con gigantesca demanda por los viajeros que buscan dormir bajo las estrellas.

Otra cosa que nos tocó ver es un carruaje, muy al estilo del viejo oeste, que está ya listo para pasear a los visitantes de este punto turístico, a esto han tenido que llegar los pobladores de Arteaga, pues ante la disminución de los visitantes, la innovación es su mejor aliado, ya no solo son las cabañas.

Pero regresando a Ramos Arizpe, el tema de los paros laborales, no parece ser una opción para el freno de los contagios, ya lo dijeron las autoridades, mientras la industria mundial exija producción, no se puede detener el trabajo en las empresas de Coahuila.

Además esto sigue, si no me creen, den una vuelta por los parques industriales de Ramos o Arteaga, las naves siguen naciendo y si no hubiera demanda por parte de grandes compañías, Davisa y Server no construirían para tener de adorno en sus lugares donde nace la industria de la región.

Así lo indicó Jaime Guerra en días pasados, que vienen más inversiones para Coahuila, por lo que el Estado continúa en dirección de recuperar los empleos perdidos por la pandemia, siendo una de las entidades con mayor porcentaje de recuperación.

Al que tienen bien consentido es al alcalde Chema Morales, cada que va a los ejidos regresa muy bien alimentado, hasta envidia le da a uno, y es que en esos lugares la gente es muy apapachadora y pues como no, si solo le están agradeciendo lo mucho que ha hecho por ellos, llevando agua a donde no había y luz a donde cenaban a la luz de las velas.

Chema fue a la Luna y Edna Dávalos a Marte, en días pasados, hasta parece que el PRI tiene figuras que abarcan todo el universo para apoyar a quienes más lo necesita, pero recordemos que Ramos Arizpe tiene un extenso territorio y cada rincón de tierra de este municipio es recorrido por ellos, unos para apoyar y otros para agradecer, claro en un futuro para cumplir.

Pero todo esto es de lo poco o mucho que nos enteramos desde la esquina de la parada de autobuses del Ixtlero, nos leemos mañana, porque nos deja el camión.

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Read Previous

Ráfagas deportivas

Read Next

FUERA DE CONTRATO