Vivir en colonia con rojo eterno

A Jorge Olivares le asusta contagiarse de Covid-19, más aún porque vive en Santo Domingo, una de las 14 colonias que en los últimos tres meses no han salido del semáforo rojo, y trabaja en Ajusco, otra que también está en la lista.

El semáforo de colores por colonias arrancó el 10 de julio para dar atención focalizada a las zonas con más casos activos. Desde entonces, ambos puntos de Coyocán permanecen en alto riesgo, pero la etiqueta no ha hecho diferencia en la vida cotidiana.

“Yo sí tengo temor”, dice, “luego la gente no entiende, estornudan, no se cubren y hasta escupen, pero tenemos que trabajar para comer”.

Olivares dice entender a sus vecinos, pues la mayor parte del año obtenían ganancias con cuartos que rentaban a estudiantes, por lo que deben salir más a la calle para buscarse el sustento.

Lo que no entiende, y nunca justificará, es la cantidad de fiestas de los últimos meses. Aunque están prohibidas por el riesgo de contagio, en esta zona no han cesado.

El C5 recibió hasta octubre 60 reportes por fiestas y disturbios, lo que la coloca en el segundo sitio de la CDMX en ese rubro. En 2019 sólo registró 18 en el mismo periodo.

La CDMX anunció ayer que seguirá en Semáforo Epidemiológico Naranja con alerta y que se reducirá una hora el cierre de restaurantes, casinos y gimnasios.Hora de 

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Read Previous

Cuesta a Trump minimizar Covid

Read Next

Pide AMLO a paisanos: ¡busquen refugio!