Celebra 76 años del Día del Ferrocarrilero

Frontera, Coah. –. La historia del Día del Ferrocarrilero se remonta hasta aquel día, martes 7 de noviembre de 1907 cuando un tren cargado de dinamita se dirigía al pueblo de Nacozari, Sonora; uno de los vagones se incendió y Jesús García Corona, un joven maquinista de tan solo 26 años, tomó el control de la locomotora, emprendiendo la marcha a máxima velocidad, sacando el tren del pueblo salvando la vida de cientos de personas a costa de la propia.

Desde entonces a Jesús García se le conoce como: “El Héroe de Nacozari”.

La locomotora incendiada había sido construida por la compañía Porter of Pittsburg, Pennsylvania tan sólo seis años antes y ese día llevaba dinamita para la mina de Pilares a sólo cuatro kilómetros de Nacozari en Sonora. La explosión se escuchó a casi veinte kilómetros de distancia y el cuerpo de Jesús García, lanzado por el frente de la máquina, fue identificado sólo por sus botas. Ese día murieron 12 personas más que estaban cerca de la vía del tren, pero se salvaron los habitantes del pueblo completo por la oportuna acción de Jesús García.

Frontera, la “Ciudad Rielera” reconocida por ser impulsora del ferrocarril en la región centro.

Todo comenzó en aquel lejano 11 de julio de 1882, cuando el entonces presidente de la republica don Porfirio Díaz, dio la autorización al gobernador de Coahuila don Evaristo Madero, contactar a una compañía para que iniciara la construcción de una red ferroviaria de ciudad Porfirio Díaz (Piedras Negras) hacia la ciudad de Monclova, fundándose Estación Monclova (ciudad Frontera)

El ejecutivo estatal eligió a C.P. Huntington, propietario de la constructora Internacional Southerm Pacific fue quien recibió dicha autorización para iniciar los trabajos.

En el año nuevo de 1883 llegó a Monclova el representante de la constructora el Sr. John C.C. Hill solicitando de manera oficial los terrenos necesarios para el establecimiento de la estación para la llegada del ferrocarril. Siendo el 24 de agosto de 1883 cuando los accionistas de la saca de San Francisco hicieron la donación del terreno.

El 1 de febrero de 1884, Estación Monclova se viste de gala con la llegada del ferrocarril procedente del norte.

Su presencia fue de gran importancia para los municipios ubicados al norte y sur del estado, ya que significaba un detonante eficaz para la economía local y regional logrando un gran impulso a las empresas de todo el estado

Fue en el año de 1895 cuando se construye el ramal de ferrocarril que uniría a Monclova con Cuatro Ciénegas de Carranza. Por cierto, siempre me había preguntado porque Frontera se llamaba así, si no es frontera de nada, pero según dicen el nombre de Villa Frontera fue elegido por un grupo de vecinos notables de “Estación Monclova” tomando como base que muchos viajeros que llegaban a esta estación se confundían con la frontera de los Estados Unidos al ver la característica de su construcción, así como la arquitectura de la colonia Americana y la del Hotel Internacional con su servidumbre de negros, y chinos. La piedra con la que se construyó el edificio de la estación fue traída desde el pueblo de San Carlos en el año de 1924. Fue el 20 de abril de 1884 cuando pasó por vez primera el ferrocarril por Castaños procedente de Cd. Porfirio Díaz (hoy Piedras Negras)

Hace mucho tiempo que los trenes de pasajeros dejaron de pasar por la estación, y la columna de humo negro, huyendo hacia el horizonte y el traqueteo rítmico de los vagones y la vibración del suelo con el paso de aquellos gigantes de hierro, son solamente una sombra en los rincones de la memoria.

Y aunque desde el año 1992 dejó de funcionar el tren de pasajeros, el tradicional ferrocarril sigue vigente en la ciudad rielera, celebrando cada 7 de noviembre con mucho orgullo el día de ferrocarrilero, rindiendo honores a Jesús García Corona y a todos los grandes maquinistas, fogoneros, garroteros, llamadores, conductores, personal de talleres, y de vía que ya no están entre nosotros, pero que siguen en la mente de cada uno de sus familiares, en la ciudad hay colonias donde los ferrocarrileros abundan, como la Occidental, Sierrita, Maquinita, Borja y Zona Centro.

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Read Previous

La triste historia de Mónico

Read Next

Refuerza vigilancia en comercios y escuelas