Opinión

Por Margarita Zavala

El Tribunal Electoral y el autoritarismo

El Tribunal Electoral fue una de las primeras instituciones que significaron una señal del inicio de la transición democrática en México.

Cada vez es más evidente la degradación de una institución hoy debilitada por sospechosas resoluciones a cargo de un solo bloque de magistrados.

Para el juicio de México Libre, me encontré con un Tribu-nal debilitado por sus intrigas y sus historias de corrupción ocasionadas por el bloque de 4 magistrados que lo controlan. Escu-ché frases como “el Tribu-nal no es de Dere-cho, más bien es político”, “el Tribu-nal es de compensación”. Incluso escuché afirmaciones que describían al bloque que detenta el poder: “el presidente, la veleta, el corrupto y el cobarde”.

Creía que habíamos tenido la “mala suerte” de que nuestro caso “cayera” en la ponencia del magistrado José Luis Vargas. Pero los turnos son sospechosos. Es decir, la forma en que los asuntos son distribuidos a los distintos magistrados que componen el Tribunal. He recibido un análisis que me permite el ejemplo: es el caso del recurso interpuesto por Fuerza Social por México, que se presentó el 11 de septiembre a las 22:14 horas y que le habría correspondido a Felipe de la Mata, pero no fue así, fue turnado a la ponencia del magistrado Felipe Fuentes, porque a las 22:13 horas fue presentado un escrito de una ciudadana que ni siquiera estaba firmado. Se trató de un recurso fake para acomodar a modo el turno. Más tarde, un diario daba cuenta del festejo de celebración en el que se agradecía efusivamente en la fiesta al hijo del magistrado Fuentes por “su ayuda”.

Al parecer este bloque de 3 magistrados hombres (a la mujer, ni la toman en cuenta) decide y ofrece puestos a cambio de votos y posiciones, no imparten justicia, solo velan por sus intereses: Vargas no está dispuesto a ser presidente de la Sala Superior porque prefiere estar más escondido y utilizar al presidente Fuentes; y de la Mata, con un papel triste, comiendo su sopa de lentejas.

¿Por qué lo cuento? 1º, porque estoy denunciando la injusticia y no quiero que vuelva a suceder. De nada me va a servir a mí o a México Libre, porque ya nos negaron el registro, pero no quiero que se vuelvan a vulnerar los derechos ciudadanos —incluyendo los que apoyan al gobierno-. 2o, porque le pido al Consejo de la Judicatura que revise las actuaciones del Tribunal que tiene en sus manos las elecciones del 2021 y, por último: porque mañana deciden quién será el presidente del Tribunal Electoral.

Hoy, el Tribunal Electoral es una institución que da la clara señal del proceso acelerado de transición autoritaria que estamos viviendo en México.

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Read Previous

Probarán vacunas contra Covid-19 en 3 alcaldías

Read Next

Sextante