Incomprensión en Viena, donde ‘nunca pasa nada verdaderamente grave’

CIUDAD DE MÉXICO.- Golpeados por primera vez por un ataque islamista de magnitud los vieneses, aun conmocionados, se arriesgaban a salir a las calles cerca del lugar de los tiroteos para tratar de comprender lo que parecía hasta hace poco impensable.

A unos metros del lugar del ataque, en el barrio de la Opera y la Sinagoga, Shila permanece en el cancel de la puerta de la librería. Escruta ese rincón de la plazoleta de elegantes adoquines, ahora cubiertos por círculos de tiza: uno por cada casquillo.

Los primeros disparos estallaron en la Sterngasse, justo antes de la entrada en vigor del reconfinamiento de Austria y cuando este barrio animado del centro estaba lleno de noctámbulos que venían a brindar por última vez.

Su hermano tenía la tienda abierta cuando ocurrió el ataque.

“Estamos en Austria y no comprendió lo que podía ser aquello solo hasta cuando la policía llegó, le pidió apagar todas las luces y quedarse adentro”, dice la librera, que no quiso dar su apellido.

“Hoy abrí, incluso sin ningún cliente, no hay que someterse y dejarlos ganar”, dice la joven.

En unos instantes los vieneses perdieron algo que apreciaban especialmente y enorgullecía a los habitantes de la capital austriaca: el sentimiento profundo de seguridad.

“No es Berlin ni Paris, somos tal vez una gran ciudad, pero donde nunca pasa nada verdaderamente grave”, dice a la AFP Sharut Günduz, recepcionista en un hotel situado cerca del perímetro de seguridad.

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Read Previous

Melania Trump vota sin cubrebocas en Florida

Read Next

Demócratas arrebatan escaño en el Senado a los republicanos