AVENTAJA TRUMP

Las elecciones en Estados Unidos son de lo más reñido, Michigan, Pensilvania y Wisconsin, decidirán ganador, triunfo de Trump en Florida lo pone en delantera

De acuerdo a datos al cierre de esta edición a la una de la mañana de hoy miércoles 4 de noviembre se tenían avances.

Y es que las proyecciones de resultados muestran una ajustada carrera entre el presidente Donald Trump y el exvicepresidente Joe Biden para hacerse con los 270 delegados en el Colegio Electoral que necesitan para ganar la presidencia.

Así es que todo apunta a que la carrera se va a decidir en el cinturón industrial que forman Michigan, Pensilvania y Wisconsin, que han informado de retrasos y se antoja difícil que reporten un ganador.

Los estados clave

Las de EE.UU. son unas elecciones indirectas en las que los ciudadanos votan en realidad la conformación del Colegio Electoral, que es el órgano encargado de elegir al presidente.

El Colegio Electoral lo conforman 538 delegados, son necesarios 270 para ganar la elección. Cada estado tiene asignado un número de electores en función de su población y todos salvo dos los distribuyen con la regla de que el «ganador se queda con todos».

Es por eso que algunos estados resultan más importantes que otros. Como Florida, que con 29 votos electorales y tradición de conceder o enterrar presidencias, que este martes ganó Trump.

Con Trump ganador en Florida, la atención se gira hacia el llamado «muro azul», por el color demócrata: los tres estados que se consideraban un bastión del partido de Biden y se daban por seguro para Hillary Clinton en 2016 y que Trump consiguió voltear por un estrecho margen de votos.

Wisconsin, Michigan y Pensilvania forman ese muro, el conocido como «cinturón de óxido»; el corazón de la industria que impulsó el país en el siglo XX y que se vio posteriormente vapuleado por un proceso de desindustrialización, creciente competencia global y externalización que llevó a la pérdida de empleo y a una merma demográfica.

Allí Trump ganó por unos 80.000 votos en conjunto y menos del 1% en cada estado, con el discurso de volver a convertir a EE.UU. en una superpotencia industrial, un mensaje que repitió durante la campaña mientras Biden iba avanzando en las encuestas: en los tres estados, llegó con una ventaja de entre 4 y 6 puntos porcentuales.

Wisconsin (10 votos electorales), conocido como el «estado lácteo» o «papelero», por su industria líder en el país, no había votado por un candidato republicano desde 1984 y lo hizo por Trump en 2016 por un margen de 0,7%. Tiene dos importantes núcleos urbanos, de tendencia progresista, pero también amplias zonas rurales e industriales más conservadoras.

Michigan (16), conocido por su industria automovilística, también formaba parte de esos estados azules que el presidente arrebató a los demócratas. En su caso, no había apoyado a un republicano desde 1988 y dio la victoria a Trump por 0,3%.

Una situación similar se dio en Pensilvania (20)hace cuatro años. El estado rompió con el historial demócrata que mantenía desde finales de los 80 para apoyar a Trump hace cuatro años y este 2020 es considerado el territorio más importante: el que puede definitivamente la balanza para un lado u otro.

Ambos candidatos son conscientes de ello: es una de las zonas donde más han hecho campaña. En el caso de Biden, además, es su lugar de nacimiento, un detalle que espera que le favorezca en la carrera.

Por otra parte,Carolina del Norte, con 15 votos electorales y sin que las encuestas daban un claro ganador, era uno de los primeros estados clave que se espera saber el ganador.

Firme bastión republicano antes de que el expresidente Barack Obama lo ganara en 2008 por un pequeño margen. Luego lo perdió en su intento de reelección y Trump reeditó el triunfo republicano en 2016.

Comparte la noticia en:

Mauricio Sánchez

Read Previous

Se registran protestas cerca de la Casa Blanca por resultados electorales

Read Next

Inician operativo para inhibir movilidad en Monclova