Uso de Razón

Por Pablo Hiriart

Los tres ejércitos de Donald Trump

MIAMI, Flo-rida.- El presidente Trump dispone de tres ejércitos para crear el caos en Estados Unidos. Ha empleado a fondo uno. Veremos si activa los otros dos.
Uno es el ejército cibernético que ha utilizado para crear el clima de dudas que lo lleven a desconocer el resultado de las elecciones de mañana, en caso de no resultar ganador.
El segundo es el ejército de hackers rusos y estadounidenses a su disposición, para tirar sistemas estatales de cómputo electrónico en entidades clave, y así enturbiar toda la elección.
Y un tercer ejército está compuesto por cientos de grupos violentos y supremacistas blancos, entrenados militarmente y armados con fusiles y vehículos preparados para combatir, que han anunciado su presencia en centros de votación para cuidar “que no haya fraude”. Léase, intimidar.
Puede suceder que todo transcurra con tranquilidad y, en caso de perder, Trump se abstenga de activar sus ejércitos dos y tres. Sí, es posible y deseable.
Aunque quien conozca el perfil de este tipo de políticos, tal vez coincida en que sólo la victoria amplia de Joe Biden puede evitar que Estados Unidos caiga en un estado de incertidumbre que puede durar semanas o meses.
1.- La guerrilla cibernética del Presidente. QAnon es uno de sus brazos más poderosos. La organización, creada en 2017, sostiene que el mundo es manejado por una mafia de pedófilos, que complotan contra Donald Trump, adoran a satanás y operan una red de trata de niños, matan a bebés y beben su sangre para prolongar sus vidas. Esa mafia está encabezada por Barack Obama, Hillary Clinton, George Soros, el papa Francisco, el Dalai Lama, Tom Hanks y Oprah Winfrey, entre otros.
Por medio de algoritmos, QAnon llega a millones de estadounidenses, y también cuenta con millones de miembros en redes sociales, señala un reportaje reciente de NBC News. Por YouTube, Facebook y Twitter han bombardeado con noticias falsas sobre el Covid, y las “elecciones fraudulentas”. Han amenazado con matar a Biden y dicen que Trump fue el elegido por un grupo de militares para acabar con esa camarilla.
¿Una locura?, Sí, pero están en mítines de Trump, con su Q en pancartas, que llaman a Make America Great Again. Son millones y millones de mensajes falsos que se difunden sobre el fraude y el Covid, gracias al poder de los algoritmos.
YouTube debió tomar una posición enérgica, aunque tardía, el 15 de octubre, en “un esfuerzo por frenar el odio… hemos eliminado decenas de miles de videos de QAnon y cancelado cientos de canales, bajo nuestras políticas, especialmente aquellos que amenazan explícitamente con la violencia”.
¿Decenas de miles de videos de odio que amenazan con violencia? Sí.
Se le preguntó al presidente sobre QAnon, y dijo que “lo que escucho es que están muy en contra de la pedofilia. Estoy de acuerdo con eso”.
El principal difusor de noticias falsas para desacreditar la elección y engañar con el Covid, sin embargo, no es QAnon, sino Donald Trump.
Un estudio hecho por cuatro investigadores del proyecto Alliance for Science (patrocinado por la fundación Bill y Belinda Gates), de la Universidad de Cornell, es aterrador: “Concluimos, por tanto, que el presidente de Estados Unidos fue probablemente el principal impulsor de la infodemia de desinformación del Covid-19”.
Documentan que un millón cien mil artículos en medios tradicionales tienen información errónea sobre el Covid, de los cuales 37.9 por ciento proviene de alguna mención equivocada (del presidente Trump), y 10.3 por ciento contiene información errónea proveniente de una sola fuente: Trump.
El 23 de agosto Twitter inutilizó el ícono para dar RT a una nota falsa, emitida por el presidente, sobre las elecciones, en que acusa del “desastre en la seguridad” de las boletas por correo. Demasiado tarde, ya era viral.
Craig Timberg, reportero del Washington Post –de lo que he leído, quien mejor ha investigado las falsedades difundidas por Trump–, citó un estudio hecho en la Universidad de Colorado, que devela la maquinaria cibernética y humana para difundir las falsedades que convienen al presidente.
Sintetizo a Timberg y al estudio de la Universidad: 56 por ciento de los RT a los tuits de Trump (suelta un promedio de mil al mes), entre abril y septiembre, tiene el mismo patrón de funcionamiento (momento en que el presidente lanza un tuit y que es multiplicado por las mismas cuentas).
La nota de que se encontraron miles de boletas electorales tiradas en un arroyo, provino de un sitio web trumpista, Gateway, con lo que probaba que los demócratas se estaban robando las elecciones por anticipado. Una hora después de que se publicó esa historia –narra Timberg– fue subida a Twitter por Eric Trump. En 24 horas esa nota falsa tuvo 60 mil RT y el presidente la usó en el debate con Biden el 29 de septiembre.
Han inventado decenas de miles de cuentas de ciudadanos negros que apoyan a Trump, y no existen esas personas. Las ponen, las llenan de miles de seguidores, y las desaparecen.
Darren Linvill, investigador de redes sociales de la Universidad de Clemson –citado por WP–, siguió los registros en línea de las cuentas de los falsos afroamericanos que ‘apoyan a Trump’, y encontró letras del alfabeto cirílico. Ahí están. Son los rusos.
2.- El ejército de hackers. Este fin de semana The New York Times publicó un trabajo de investigación con altas fuentes de seguridad e inteligencia del país, en que narran cómo están “todas las luces de alarma” porque los sistemas electorales pueden ser atacados y paralizar los conteos estatales electrónicos.
3.- El ejército de milicias armadas. La atención de los cuerpos de seguridad e inteligencia de Estados Unidos está puesta en las milicias violentas y supremacistas que apoyan a Donald Trump.
Un sabotaje electoral a través de hackers o grupos violentos, sacaría a multitudes de personas a defender la democracia.
Los grupos armados están con Trump, pero la calle es del antitrumpismo.
Cualquier brote importante de violencia, daría lugar a que el presidente (que es y será Trump hasta el 20 de enero, aunque pierda) ordene al Ejército salir a las calles.

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Read Previous

Bitácora del director

Read Next

La notalilia en verso