Lo que el Ixtlero cuenta

Desde esta esquina del Ixtlero mucho vemos, y más escuchamos…

Hoy es Día de Muertos, las ánimas del más allá vienen a reunirse con sus seres queridos a través de los altares que han sido montados en muchos domicilios.

Los panteones están cerrados y, por primera vez, prevalece la calma en “San Nicolás” y en “San Ignacio”.

Aunque falta el colorido de las de flores de cempasúchil, de la comida por las calles, y la nostalgia por la visita a los deudos, la gente de Ramos Arizpe ha puesto de su parte para reducir la movilidad de manera que los contagios disminuyan.

El fin de semana fue tranquilo, en algunas colonias los vecinos se organizaron para que los niños tuvieran algo del “Halloween” bajo la nueva normalidad.

Los intentos de fiesta quedaron en eso y, según los reportes, no hubo reuniones privadas ni eventos especiales que sancionar.

Los Vigilantes de la Salud empiezan la semana con más presencia por la ciudad para insistir en la urgencia de que todos usen cubrebocas…

Y aunque la actividad se reporta en calma, para muchos otros no es así. Tal es el caso del empresario Mario Ricardo Hernández de Bosque que anunció la puesta a disposición de una pipa para abastecer de agua a los ramosarizpenses.

La iniciativa de la Fundación “Amigos de Mario Ricardo” suma porque se atiende un servicio indispensable para el ser humano, aunque hay que ver la cantidad de llamados que pueda recibir ya que el abasto de agua en la ciudad mejoró después de la incorporación de 12 nuevos pozos a la red, en los últimos meses.

Sin duda que el camión cisterna que lleva el nombre del empresario, entre varios colores, es una buena forma de atraer los reflectores para seguir posicionando su imagen…

Por cierto, al hablar de imagen es preciso mencionar al director municipal de Salud, Luis Valdés Rodríguez, quien olvida constantemente cuidarle la imagen a su jefe.

El alcalde Chema Morales es bien conocido por su trato amable y respetuoso con todo y cualquier crisis que le toque enfrentar, pero no pasa lo mismo con el director de Salud de quien se quejan muchos de los trabajadores de la administración municipal que, de manera frecuente, acuden para la toma de pruebas Covid.

Al dentista se le olvida que lo suyo deben ser las sonrisas, y se deja llevar por los gritos y hasta palabras altisonantes que ya fastidiaron a varios jefes de área que no comprenden el actuar de quien representa una de las áreas más sensibles del gobierno local.

De eso y otras cosas nos enteramos aquí en el Ixtlero, pero ya mañana le contamos más….

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Read Previous

Ráfagas deportivas

Read Next

FUERA DE CONTRATO