Hija de Junco esclava sexual de Keith Raniere

Monterrey.- Buscaba comercializar, diseñar, asesorar y patentar todo apoyo relacionado con la maternidad mediante la tecnología en Monterrey desde el 2004.

Por extravagante que pareciera, detrás de esta labor en temas de embarazo estaba Rosa Laura Junco de la Vega Elizondo, la misma que, como madre, ofreció a su hija virgen como tributo a Keith Raniere, líder de la secta sexual NXIVM.

La empresaria regiomontana se mudó a la discreta Albany, en el estado de Nueva York, para integrarse al grupo de Raniere, hallado culpable de abuso sexual, violación y abuso infantil desde 2019 y condenado a 120 años de prisión el pasado martes.

En Monterrey, la hija del propietario de los periódicos Reforma y El Norte, Alejandro Junco de la Vega, fundó la compañía Mamá Feliz, SA de CV, el 18 de junio del 2004 ante la fe del notario público 129, Juan Manuel García García.

La empresa continúa activa, pero sin operaciones ni modificación o entrada o salida de accionistas realizada hasta el momento y se desconoce la ubicación de las oficinas sede donde operó.

    “Comprar, vender, rentar, asesorar y en general cualquier acto jurídico relacionado con el soporte y apoyo a la maternidad mediante tecnología, productos y conocimientos de la materia”, se especifica en  las actas.

    “Comercializar, importar, exportar, diseñar, patentar y desarrollar toda clase de productos relacionados con la maternidad y demás áreas correlacionadas con la misma”, indica el objeto social de las actas constitutivas de su fundación.

La razón social fue fundada con ayuda de su entonces esposo, Fernando Elizondo Ortiz, miembro del despacho jurídico Santos Elizondo, e hijo del ex gobernador interino de Nuevo León, Fernando Elizondo Barragán, quien también fuera coordinador Ejecutivo de la Gubernatura del mismo estado con Jaime Rodríguez Calderón hasta 2017.

Mamá Feliz, SA de CV, está representada por más integrantes de ese bufete de abogados, según la escritura pública 3174 consultada por MILENIO en el Instituto Registral y Catastral de Nuevo León.

En las actas constitutivas aparece el nombre José Guadalupe González Meraz, miembro socio del mismo despacho Santos Elizondo, y lo hace como representante de Fernando Elizondo Ortiz, quien fue diputado del PAN.

En las escrituras aparece como otro de los apoderados Eduardo Manuel Garza Etienne, uno más de los abogados que integran dicho despacho, que se ha ganado el mote de “divino” o “favorito” en el argot político y legal de Nuevo León.

En la constitución de la empresa, también figura el nombre del actual legislador federal del PAN, Hernán Salinas Wolberg, como representante de Rosa Laura Junco de la Vega Elizondo.

La egresada de la carrera de Relaciones Internacionales del Tecnológico de Monterrey aparece con una participación mayoritaria de 29 mil acciones con un valor de 49 mil pesos y una sola acción para su entonces esposo, Fernando Elizondo.

Rosa Laura es madre de cinco hijos y se separó recientemente de su segundo marido, Luis Montes; los hijos del primer matrimonio se fueron a vivir con su padre Fernando Elizondo luego de que ésta se viera envuelta en un evento sospechoso en su mansión con niños, adolescentes y Raniere, según el portal Frank Parlato Report.

    “Además, se le acusa de haber sometido a sus hijos pequeños, de su segundo marido, a experimentos inusuales inventados por Raniere con la ayuda del doctor Brandon Porter, por lo que se cree que los niños necesiten servicios de protección infantil”, señala el sitio web oficial que destapó el clan sexual.

Durante el juicio de Raniere, del caso de la secta NXIVM, que enfrentó en Estados Unidos, se nombró a la habitante de San Pedro Garza García por haber sometido al abuso a su hija.

Según información revelada por la prensa internacional, durante el juicio en Nueva York, se estableció que Rosa Laura ofreció a su hija como ofrenda para la secta y para Raniere en agosto del 2015.

    “Estoy cien por ciento segura que tú eres lo que quiero para mi hija (y obviamente para mí)”, decía el mensaje de correo electrónico dirigido a Raniere, que fue puesto como evidencia por el agente del FBI, Michael Weniger, y que testificó que la hija de la regiomontana era menor de edad al momento del intercambio de mensajes.

De la maternidad al kínder

Junco de la Vega Elizondo aparecía también como fundadora de la empresa Rainbow Cultural Garden, SA de CV, junto con la sampetrina Loreta Garza Dávila, quienes operaban el kínder del mismo nombre con exclusivos y modernos métodos de enseñanza en siete idiomas en una oficina de la calle Río la Plata, del Centrito Valle, corazón comercial de San Pedro Garza García, Nuevo León.

Sin embargo, la participación accionaria de Rosa Laura fue cedida a la hermana de Loreta, Carola Garza Dávila el 5 de noviembre del 2009, operación registrada inusualmente ocho años después: el 3 de julio del 2017, cuando The New York Times investigaba ya a la secta de Raniere, escándalo destapado públicamente tres meses después.

Fue hasta el 4 de mayo del 2018, dos meses después de la detención del líder de la secta en Puerto Vallarta, cuando las hermanas Garza Dávila optaron por la disolución y desaparición anticipada de la compañía que operaba el plantel.

El pasado 1 de febrero, Junco de la Vega Elizondo aparece entre las mexicanas, originarias de San Pedro Garza García, denunciadas ante una Corte Federal de Nueva York por los delitos de abuso emocional, físico y sexual, esclavitud y trabajos forzados.

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Read Previous

Hermano de AMLO buscara mas poder

Read Next

Pospone reactivación de corredor artesanal