Acusan que EU expulsa a menores migrantes a México

Washington DC, Estados Unidos (30 octubre 2020).- Autoridades fronterizas de Estados Unidos han estado expulsando a México a niños migrantes provenientes de otros países, violando un acuerdo diplomático con México y llevando al límite las leyes internacionales de migración y cuidado de menores.

Las expulsiones, expuestas en un correo electrónico interno muy crítico de un alto funcionario de la Patrulla Fronteriza, se llevaron a cabo bajo una política agresiva de cierre de la frontera que el Gobierno de Donald Trump ha planteado como necesario para evitar que el coronavirus se propague hacia Estados Unidos.

Sin embargo, estas deportaciones exprés entran en conflicto con los términos en que el Gobierno mexicano acordó ayudar a implementar la orden, que eran que solo los menores mexicanos y otras personas que estaban bajo la supervisión de un adulto podían ser devueltos a México después de intentar cruzar la frontera.

Las expulsiones ponen en riesgo a los niños de países como Guatemala, Honduras y El Salvador al enviarlos sin un adulto acompañante a un país donde no tienen conexiones familiares. La mayoría de los menores parecen haber sido puestos, al menos al principio, bajo el cuidado de las autoridades mexicanas de bienestar infantil que supervisan los refugios administrados por grupos privados y religiosos.

Se han realizado al menos 200 expulsiones de este tipo en los últimos 8 meses, lo cual refleja la naturaleza de las agresivas políticas de inmigración de la Administración Trump.

Desde hace años, el manejo de los menores migrantes por parte de la Administración Trump ha dejado a familias separadas durante meses y sin poder comunicarse entre sí.

Un reporte de las cortes reveló este mes que los padres de 545 de esos niños que se encuentran en EU, algunos de los cuales llevan separados de sus familias desde 2017, aún no han podido ser localizados.

Bajo los acuerdos diplomáticos existentes y las políticas de EU, se supone que los niños de países distintos a México deben ser enviados en vuelos operados por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas a sus lugares de origen, donde pueden reunirse con sus familias.

Los rumores de la expulsión de niños de otros países a México se han dado entre los trabajadores que abogan por el bienestar infantil en México y EU. Pero ha resultado complicado localizar a esos menores debido a los informes irregulares de las autoridades mexicanos.

Sin embargo, un email del subjefe de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos, Eduardo Sánchez, obtenido por The New York Times, deja en claro que las transferencias han ocurrido y que son una clara violación a las políticas estadounidenses.

“Recientemente, hemos identificado varios casos sospechosos en los que Menores Solos (SM) de países distintos de México han sido expulsados a través de puertos de entrada en lugar de ser remitidos a Operaciones Aéreas de ICE para vuelos de expulsión”, escribió Sánchez.

Refiriéndose al estatuto federal de salud pública sobre el cual se basa la política de cierre de fronteras del Gobierno, continuó: “Si no se corrige, estas acciones pondrán las operaciones del Título 42 en un peligro significativo y deben cesar de inmediato. Para reiterar, bajo ninguna circunstancia un SM de un país que no sea México debe ser expulsado conscientemente a México”.

Brian Hastings, jefe del sector del Valle del Río Grande de la Patrulla Fronteriza, reconoció en una entrevista que se habían devuelto a México a niños de otros países.

Y Mark Morgan, comisionado interino de la agencia de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), también admitió en otra entrevista esta semana que tales expulsiones violarían un acuerdo entre México y Estados Unidos.

Con la pandemia de Covid-19, la Administración Trump promulgó reglas para endurecer las restricciones fronterizas. Desde entonces, miles de niños han sido expulsados rápidamente a sus países de origen después de cruzar la frontera, un cambio de años de prácticas establecidas, según las cuales los niños que viajaban sin tutores adultos eran transferidos a un sistema de refugio del Gobierno.

Ahí, los niños eran asignados a trabajadores sociales que se dedicaban a ubicarlos con patrocinadores estadounidenses mientras sus casos de asilo se consideraban en los tribunales.

Contrario a esa política, los niños expulsados durante la pandemia han sido retenidos solo brevemente en las instalaciones de la Patrulla Fronteriza o en hoteles antes de ser enviados a sus países de origen, a menudo sin ninguna notificación previa a sus familias.

Incluso algunos han tenido que pedir prestados teléfonos celulares cuando llegan a los aeropuertos para localizar a familiares que puedan recogerlos.

Estas expulsiones crean una nueva y confusa complicación para las familias centroamericanas que pueden estar tratando de encontrar a sus hijos.

Es posible que algunos de los niños expulsados tuvieran familiares en México que estaban esperando ingresar a Estados Unidos, pero las autoridades mexicanas no proporcionaron información sobre los niños.

Desde que entró el vigor el cierre fronterizo por la pandemia de Covid-19, las autoridades de EU han expulsado a más de 200 mil personas.

El Gobierno de Trump no respondió a preguntas sobre cuántas de estas personas eran niños ni sobre cuántos fueron enviados a México.

En diciembre, las autoridades fronterizas reconocieron ante un tribunal federal que se había expulsado al menos a 8 mil 800 niños desde marzo.

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Leer Anterior

Suman 22 muertos en Grecia y Turquía tras fuerte terremoto

Leer Siguiente

Doctores ganan más dinero si alguien muere de Covid: Trump