‘A partir de marzo, todo ha cambiado drásticamente’

José Roberto Chevez y Noé Raíz, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), son dos de los médicos que poseen la presea Miguel Hidalgo, la más alta que un civil puede recibir por actos heroicos, debido a su labor ante la emergencia sanitaria por Covid-19.

Para ambos, detrás de este logro está una batalla constante contra el virus que les ha implicado diversos retos físicos y emocionales. Uno de ellos, el que su rutina se transformó por completo, incluyendo su jornada laboral y la relación con colegas y familia.

“A partir de marzo, que empezamos a recibir a los pacientes, todo ha cambiado drásticamente; ya no estás tanto tiempo con los compañeros, los pacientes no nos conocen, estás sude y sude; es una complejidad tremenda”, detalla Raíz.

En hospitales acondicionados para atender casos por Covid-19 se modificó la dinámica para recibir, atender y cuidar a los pacientes tanto como al personal, puntualiza Chevez, jefe de servicio de Medicina Interna.

“Todo cambió radicalmente en aras de disminuir el riesgo de infección y eso lo hace un poco más complicado, porque parte de la labor del médico es ser un ente humanista y que tiene apego por los pacientes; eso impacta de una manera negativa”, dice.

Al respecto, narra lo difícil que ha sido mirar de cerca los problemas de salud que enfrentan quienes trabajan en hospitales.

“Una de las compañeras tuvo una afectación bastante grave, estuvo 10 días intubada y unas de las palabras que se me quedaron grabadas fueron: ‘doctor, confío en usted y recuerde que quiero ver a mis hijos de nuevo'”, comenta.

Raíz, por otra parte, cuenta que tuvo que aislarse de su familia, esposa e hijas, y recuerda los primeros meses como los que le produjeron mayor temor.

“Ahorita, ya después de que han pasado los meses, de que varios de nosotros nos contagiamos, nos fuimos de incapacidad y volvimos, hacemos los procedimientos con mucho mayor confianza”, asevera el urgenciólogo.

Pese a las adversidades, ambos médicos son positivos y confían que tienen mayor experiencia para brindar una mejor atención.

“El nivel de los médicos mexicanos ha incrementado bastante producto del ritmo intenso que llevamos; había muchas cosas que desconocíamos y lo checábamos en terapia intensiva, ahorita ya no, ya nos toca a médicos generales y especialistas”, manifiesta Raíz.

El reconocimiento

Compañeros y pacientes nominaron a este par de médicos a la presea Miguel Hidalgo debido a su trabajo y valentía, y fue el Presidente Andrés Manuel López Obrador quien los condecoró en el desfile del 16 de Septiembre junto a otros 56 trabajadores de la salud.

“Era una situación de la cual yo no esperaba recibir algún tipo de gratificación, fuera del que nos dan los familiares o los pacientes. Para mí fue bastante emotivo conocer a otros médicos y enfermeras que también están en la primera línea de batalla”, expresa Chevez.

Raíz cuenta que también fue una gran sorpresa y un hecho memorable.

“Sentí un gran orgullo, me sentí bien por mi familia y por mí, pero también por mis compañeros, porque todos hacemos la misma función y le estamos echando ganas”.Hora de publicación: 11:

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Leer Anterior

Pide Congreso a Segob publicar convocatoria de consulta

Leer Siguiente

No permitiré que se politice salud.-Corral