…Y cierran puntuales

Una de las casillas más conflictivas del oriente la 351 a pesar de que abrió a las nueve de la mañana, exactamente a las seis de la tarde los funcionarios ordenaron cerrar, ante comentarios que circularon en el sentido de que se tendrían problemas por malestar de electores que denunciaban compra de  voto.

Alrededor de las  once de la mañana circularon comentarios en el sentido de que la dirigente de ese seccional identifica como Paulina, recibió amenazas de simpatizantes de MORENA que denunciaban supuesta compra de votos por 200 pesos, pero la afectada decidió dejar las cosas por la paz y no denunció.

Incluso en ciento momento se contempló  solicitar la presencia de elemento de la policía sin embargo no fue necesario el transcurso de la jornada electoral fue normal, sin incidentes el cierre  fue de acuerdo a lo establecido en la Ley Electoral al no presentarse acciones que pusieran en riesgo tanto a electores como a funcionarios de la casilla.

Por otro lado el resto de las casillas que operaron al oriente de la ciudad cerraron sin contratiempos, el conteo de votos inicio unos minutos después de las seis de la tarde, ante la ausencia de electores no fue necesario mantener abiertas las casillas y decidieron cerrar  a la seis de la tarde.

Para las seis de La calle Múzquiz donde  de la colonia Santa Bárbara, donde se localizó esa casilla, estaba vacía, solo en el interior se encontraban funcionarios y representantes de partidos políticos y candidatos que participaban en el conteo de votos, no hubo movilización como se manejó al mediodía de ayer.

Otro detalle es que en el transcurso  de la jornada dominical en este sector fue mínima la presencia de elementos policiacos, la calma no movilizó a los cuerpos de seguridad a pesar de que un día antes de la elección se informó que en todos los sectores de la ciudad se aplicarían rondines de vigilancia.

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Leer Anterior

Gel, sana distancia y cubrebocas al votar

Leer Siguiente

Vota López Campos en casilla del Cecati