FUERA DE CONTRATO

Por El Eventual

La semana que hoy arranca será tranquila en el ambiente sindical, al revisar todos los pendientes, hay dos aspectos uno de ellos la negociación para cumplir a trabajadores de 60 o más años de edad que quieren se les autorice el retiro voluntario y el otro es la auditoria a la tesorería  de la 288.

En el primer punto, en el transcurso de la semana pasada Leija, insistió que est6e proceso se aplicará de un momento a otro, tomando en cuenta que es requisito que piden autoridades para manejar el expediente de la denuncia penal, colocada en contra de tres ex directivos encargados del manejo de los recursos.

De la petición de trabajadores de 60 o más años de edad, la situación es un poco complicada, es cierto directivos sindicales negocian con representantes de AHMSA pero no se avanza, en la mesa del diálogo siempre se recuerda las difíciles condiciones financieras  que arrastra la empresa.

Al menos estos don los dos aspectos pendientes, en el primero de los casos, es un hecho que se practica la auditoría, Leija insiste de no repararse el daño en mayo del 2021  a los obreros al momento de regresarles su fondo de pro huelga, será incompleto y es cuando se puede venir el problema.

Por el lado de la CTM Mario Galindo sigue preocupado, afuera de negocios que prestan dinero siguen largas filas de clientes  pero no toman en cuenta el daño que se hacen, son créditos impagables, es cierto tapan un pozo pero abren otro y más grande,  eso es una realidad.

Señala que en su caso hay trabajadores que se acercan en busca de asesoría ya se cansaron de pagar hasta por siete años y nada que terminan de pagar, incluso piden su estado de cuenta y no se los entregan, les dicen que en Monclova no tienen ese sistema que viajen a Guadalajara o México.

“Hay que actuar con prudencia, en realidad esos préstamos tardan años en pagarse, a pesar del exhorto todos los días afuera de esos negocios hay largas filas, de clientes que van atraídos por los supuestos beneficios sin embargo es falso, cuestión de que analicen otros casos de vecinos, familiares o conocidos.

Y hoy como todos los lunes, el fiscalista Cesar Villarreal Ramos, comparte este bonita  reflexión, no hay duda iniciar semana con ese tipo de apoyo es aliento para la vida sobre todo cuando se trata de perdonar a quien o quienes te hicieron daño, adelante con la lectura y que les ayude en este transitar por la vida.

Perdonar es muy importante  si tú quieres vivir una vida extraordinaria. Me he encontrado con muchas personas atrapadas en sus culpas, pesares y en sus rencores, muchos de ellos queriendo poder perdonar pero “no pueden”, están luchando consigo mismo, y pasa porque sus expectativas son equivocadas acerca del perdón.

Es cierto que la vida no es justa, que hay gente que lastima, que te han hecho daño y que no merecen tú perdón. Pero, ¿Será eso lo que Dios quiere para tu vida?  Es cuestión de entender que el rencor no es un sentimiento agradable, cada vez que piensas en la persona o en la circunstancia que lo provocó, vuelves a experimentar todas esas sensaciones desagradables como: ira, impotencia, frustración, dolor, ansiedad… todo eso es basura toxica que te causa estragos físicos en tu salud y emocional en tu mente.

Pero si Dios no quiere que viva amargado, ¿Qué hago con esas heridas? ¿Cómo saco este rencor?  ¿Cómo perdono?  Es importante entender lo que es el perdón, y lo que no es. No es un asunto de emociones. No tenemos que esperar  sentir alguna simpatía por el ofensor, para poder perdonarle.

 No es excusar. No significa aprobar lo que hizo esa persona. No necesitamos estar de acuerdo con el ofensor ni tenemos que buscar excusas por su comportamiento. No significa confiar nuevamente en el ofensor. Esto es particularmente importante cuando el ofensor no se arrepiente (y esto es muy frecuentemente el caso).

El perdón, en este caso, no significa que la relación personal sea restaurada. La relación es restaurada solamente cuando el ofensor se arrepiente sinceramente, pide perdón y hace restitución. Mientras no sucede esto, no hay razón para confiar en él, ni mucho menos tener una relación amistosa con él.

 No es olvidar. Algunos piensan que no han perdonado realmente porque siguen sintiéndose heridos y no pueden olvidar la ofensa. Perdonar es una decisión. Es un asunto “legal”. Perdonar significa “soltar” o “condonar una deuda”. Perdonar es un proceso. Nunca es bueno presionar a alguien: “Perdona no más” – esto lleva solamente a un perdón muy superficial.

El mejor regalo que tú recibiste si eres cristiano fue el perdón de Dios y si Dios te ha perdonado, Dios espera que tú perdones.  Tu nunca tendrás que perdonar a otra persona, más de lo que Dios ya te ha perdonado. Recuerda: no puedes permitir que las personas te hieran. Las personas no te pueden dañar si tú no les das el permiso. Dígale adiós a sus rencores y comience a vivir la vida extraordinaria.

Hermosa reflexión verdad?

Dios los Bendiga

Nos leemos mañana..

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Leer Anterior

Opinión

Leer Siguiente

ACONTECER