Adriana González y Rodolfo Ceballos

Unen sus vidas en el templo Siloé de Frontera, donde intercambian las promesas  matrimoniales y reciben la bendición a su amor.

Después de un romántico noviazgo donde aprendieron a amarse y conocerse unieron sus vidas en matrimonio  Adriana González Mendoza y Rodolfo Ceballos López,  en una ceremonia en el templo Siloé de Frontera.

Durante la celebración el Pastor les explicó que en la vida de un cristiano  lo más importante después de su dedicación a Dios es el matrimonio, ya que  es la declaración pública del compromiso contraído de por vida con otra persona, especificando que para que el amor  perdure, hay que profesar una  gran paciencia, benignidad, bondad, apacibilidad y autodominio, cualidades que, entre otras, constituyen el fruto del espíritu de Dios y son necesarias para lograr la felicidad marital.

En los esponsales estuvieron acompañados de sus padres  Isidro González y Adriana Mendoza, Rodolfo Ceballos Ramírez y Elvira López, matrimonios que se mostraron muy complacidos con la unión de sus hijos.

Posteriormente tuvo lugar la recepción, donde felices y emocionados departieron con sus invitados de quienes recibieron los parabienes.

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Leer Anterior

FORTALECE SALUD COAHUILA CAMPAÑA PARA ERRADICAR ADICCIONES

Leer Siguiente

SOPA DE CODITOS CON ESPÁRRAGOS Y PIMIENTOS