Amorosa despedida al doctor Sergio Garza

Una gran despedida para un gran doctor y mejor ser humano, fue la que le rindieron al pediatra Sergio Amado Garza Ibarra la noche de ayer. Su familia estaba sumamente  conmovida, pues todo fue organizado por los pacientes. “Ahora desde arriba nos va cuidar a todos” expresó su hijo.

En punto de las 7 de la tarde arrancó una nutrida caravana como gesto de despedida al reconocido y muy querido pediatra. El recorrido finalizó en la plaza del Magisterio con una suelta de globos, en un evento espontáneo que lo hizo sumamente emotivo.

Perla Jiménez la esposa del doctor y su hijo Alejandro Garza, estuvieron al frente de las decenas de familias que se congregaron para despedir al doctor y no pudieron evitar las lágrimas, ya que la caravana, la suelta de globos y el altar que se improvisó al exterior del consultorio, fueron idea de la gente a la que por años sirvió el médico.

“Nosotros no lo organizamos, lo organizaron los papás de los pacientitos y ellos fueron los encargados de hacer todo esto, no esperábamos que viniera tanta gente” decía su hijo Alejandro, cuando fue interrumpido por una mujer que entre llanto dijo -sí, porque era un excelente pediatra, Dios lo tena en su Santa Gloria-.

La tristeza de la mujer, provocó el llanto de Alejandro quien con la voz cortada continuó -el los amaba a todos sus niños, sus individuos  así como les decía siempre, fue muy querido, nos dejó un gran ejemplo y ahora desde arriba nos va cuidar así como siempre estuvo al pendiente de todos nosotros”.

Alejandro Garza comentó que así como los padres de los pacientes organizaron la caravana, desde el miércoles que se supo del fallecimiento, se acercaron al consultorio e improvisaron un altar, con velas y flores, hecho que agradecieron con el corazón.

En la plaza no faltaron las muestras espontáneas de cariño hacia el doctor, algunos niños subían y besaban su fotografía, mientras su familia solo dejaba rodar las lágrimas al ser testigos del gran amor que el doctor padre sembró en vida y cosechó durante su partida.

Su esposa Perla Jiménez agradeció entre llanto la asistencia y todas las muestras de cariño y recalcó que el amor de su esposo Sergio, siempre estuvo compartido entre su familia y sus pacientes.

“Estoy sorprendida de todo el amor que le han mostrado, realmente yo sabía que lo querían mucho pero esto me rebasa, este amor compartido, generaciones completas el atendió y se fue haciendo lo que el quería, trabajando para sus niños, no alcanzó a ver unos nietos, pero alcanzó a tener muchos con los de ustedes  y realmente aprecio mucho todo su amor, gracias por este homenaje” expresó su esposa Perla.

Al finalizar el mensaje, los presentes aplaudieron y vitorearon al doctor y posteriormente dejaron escapar los globos al cielo, y con ellos todos su amor y su agradecimiento a este gran ser humano.

Finalmente invitaron a seguir este sábado, la transmisión de una Misa a las 7 de la tarde, que se transmitirá por la página del templo Santuario de Guadalupe y que se ofrecerá por el eterno descanso del pediatra Sergio Amado Garza Ibarra.

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Leer Anterior

Cuarenta años de hacer quesos 100% naturales

Leer Siguiente

Siguen en los anaqueles los quesos “prohibidos”